domingo 18.08.2019

Dictan prisión para cuatro integrantes y el cabecilla de la red desarticulada en Arousa

Mansalva concluye tras un año de investigación y 13 detenidos acusados de recibir y distribuir droga en remolques  
El presunto cabecilla, Manuel Osorio Grande, a su llegada al juzgado de Vilagacía  | mónica ferreirós
El presunto cabecilla, Manuel Osorio Grande, a su llegada al juzgado de Vilagacía | mónica ferreirós

La última operación contra el tráfico de drogas ejecutada en O Salnés se ha saldado con un total de 10 detenidos, que se suman a otros tres arrestados en fases iniciales de la operación, denominada Mansalva, y que  se inició hace un año en Valencia. Siete pasaron ayer a disposición judicial en Cambados y en Vilagarcía, quedando dos en libertad y para cinco se dictaron órdenes de prisión preventiva comunicada y sin fianza. Entre ellos, el presunto cabecilla de la organización, que la Guardia Civil da por desarticulada, el cambadés de origen vilanovés Manuel Osorio Grande. A todos se les investiga como presuntos autores de delitos contra la salud pública y a cinco le suman pertenencia a organización criminal.

Media tonelada de cocaína

Los investigadores, pertenecientes al Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de Galicia, consideran que se trata de una red encargada de distribuir por España e incluso Portugal grandes alijos llegados a Galicia por mar. Todo ello a la vista de las importantes cantidades incautadas en fases previas como la valenciana, donde empezó todo tras detectar 300 kilos de coca en un doble fondo en el remolque de un coche por lo que fueron detenidas dos personas. Posteriormente, en julio, incautaron otros 150 en el país luso, por lo que fue arrestado otro hombre.

Este era su “modus operandi” y, de hecho, también encontraron caletas en el taller vilagarciano donde el lunes se llevaron un todoterreno y precintaron un turismo. Además los agentes destacan su grado de sofisticación a la hora de ocultar la droga incluso con el empleo de sistemas hidráulicos. También les llamó la atención el montaje hallado durante uno de los registros arousanos, en concreto en una plantación de marihuana detectada el martes en Baión (Vilanova de Arousa).

El grueso de los investigados son de la comarca arousana. De hecho, Osorio Grande está considerado como el presunto cabecilla. Ayer llegó al juzgado número 1 de Vilagarcía para prestar declaración. La instrucción la lleva el juzgado número 1 y 3 de Quart de Poblet de Valencia y en un primer momento se valoró trasladar allí a los arrestados.

Este hombre de unos 41 años de edad y conocido por su arresto en el marco de la operación Campeón de fraude en la concesión de ayudas públicas y  que los investigadores también vinculan con el clan de los “Burros”, fue el primero en testificar tras llegar en un autobús de la Guardia Civil. En la mañana también prestaron declaración otros supuestos integrantes, de tal manera que cinco fueron enviados a prisión de manera preventiva acusados de un delito contra la salud pública y de pertenencia a organización criminal. Un sexto quedó en libertad con obligación de comparecer en el juzgado frecuentemente y la prohibición de salir de territorio nacional.

Declaraciones hasta la noche

Sus declaraciones se prolongaron desde las 11 de la mañana y hasta pasadas las 22:30 horas. En menor tiempo salió otro hombre que pasó a disposición judicial en el número 4 de Cambados y que quedó en libertad, investigado por un delito contra la salud pública. Este fue detenido en la capital del albariño cuando se encontraba con su pareja, una joven colombiana, y su hijo recién nacido.

Los arrestos en la comarca de O Salnés se desarrollaron entre el lunes y el martes; muchos de ellas en plena calle, y el número ascendió a 10 personas, aunque tres quedaron en libertad en sede policial. Llama la atención la juventud de los implicados pues tienen edades comprendidas entre los 40 y los 20 años y son todos vecinos de Meaño, Ribadumia, Vilanova y Cambados con vínculos de amistad entre ellos.

Los investigadores apuntan a que estaban bien organizados y destacaron la calidad del material tecnológico incautado en los nueve registros realizados con el fin de comunicarse y coordinar la distribución, así como de eludir la vigilancia policial. Estos se centraron en viviendas, un garaje de Vilagarcía  y una nave conservera en Castrelo, cerca del mar, y se saldaron con la incautación también de documentación, dinero en efectivo (unos 10.000 euros), teléfonos y vehículos.

Comentarios