La Guardia Civil localiza a un conductor fugado y denuncia también a su padre por ir ebrio al volante

Un control de la Guardia Civil de Tráfico en la comarca de O Salnés | m. ferreirós

La Guardia Civil logró interceptar a dos conductores temerarios tras dos fugas por carreteras de O Salnés. Ambos se enfrentan ahora a una investigación penal. Además, en uno de los casos también acabaron denunciando al padre del fugado, tras dar positivo en alcoholemia.

El primero de los casos tuvo lugar el lunes por la tarde, cuando una patrulla del Destacamento de Tráfico de Pontevedra observa una maniobra irregular de un turismo en la PO-550 a su paso por Meaño. Cuando intentó parar al conductor haciendo señales acústicas y lumínicas con el vehículo oficial, este se dio a la fuga circulando a gran velocidad por pistas forestales.

Con gran habilidad, logró distanciarse, conduciendo a gran velocidad por zonas con mucho riesgo. Después de media hora de persecución, logró ponerse fuera del alcance de la patrulla, pero fue localizado horas después. Se trata de un vecino de Cambados, de 23 años de edad, que carece de carnet de conducir y cuyo vehículo llevaba dos años sin seguro y sin pasar la ITV.

Cuando estaba siendo notificado como un presunto autor de un delito contra la seguridad vial, llegó su padre al volante de otro vehículo también sin ITV. Además, cuando fue sometido a la prueba de alcoholemia, arrojó una tasa de alcohol en aire espirado que duplicaba la máxima permitida.

Ambos fueron denunciados y las diligencias las lleva el Juzgado de Instrucción de Cambados en funciones de guardia.

La segunda fuga tuvo como protagonista a un vecino de Vilagarcía, que a las siete y media de la madrugada del viernes conducía por la PO549, a su paso por Vilanova, y desobedeció las señales de alto de la Guardia Civil.

Emprendió entonces una huida a gran velocidad hasta llegar al casco urbano de Vilagarcía, donde causó una gran alarma entre los peatones por su “temeraria forma de conducir”, incluso por alguna calle en sentido contrario al permitido, por las aceras y sin respetar las aceras. Después, se metió por las pistas forestales de Xiabre, donde sufrió un impacto que provocó la pérdida de aceite y potencia del vehículo, circunstancia que aprovechó la patrulla para detenerlo.

A este conductor, de 30 años, se le acusa de un presunto delito contra la seguridad, teniendo en cuenta que, además de haber dado positivo en alcohol, puso en “evidente y grave peligro” a peatones y al resto de ocupantes del vehículo. Las diligencias están en el juzgado vilagarciano.




Puntos negros de droga


Por otra parte, la Policía Nacional de Vilagarcía detuvo a cinco vecinos de la localidad por un delito de tráfico de drogas. Los arrestados fueron interceptados por los agentes durante los dispositivos establecidos a tal efecto y cuando llevaban a cabo diferentes transacciones, según informan fuentes policiales. Las ventas de cocaína, heroína y marihuana se llevaron a cabo en plena vía pública. Los dispositivos fueron realizados en el marco de los controles establecidos por la Comisaría y gracias a la colaboración de vecinos y comerciantes. 

La Guardia Civil localiza a un conductor fugado y denuncia también a su padre por ir ebrio al volante

Te puede interesar