Los pasteleros constatan el tirón de la Pascua: “Desde el jueves, dormí solo seis horas”

Creaciones como estas son lo más demandado en una jornada como ayer | m. f.

Hay tradiciones que no se recortan, por mucho que suba el precio de la vida. Que ha subido. Las colas ante las panaderías y pastelerías para hacerse con alguna rosca o dulce especialmente pensado para la Pascua volvieron a verse ayer en Arousa. En Vilagarcía, algunos de los establecimientos consultados confirmaban que el tirón de la fecha, sigue en plena forma, con ventas que incluso se situaron algo por encima de las del año pasado, cuando ni siquiera entonces, con un peor escenario covid, se había prescindido de esta opción gastronómica.


En la Panadería Alonso de Vilagarcía llevan toda la vida en el negocio y, quizás por ello, hablen casi con naturalidad el haber restado tantas horas de sueño para poder tener todos los encargos preparados a tiempo. “Desde el jueves, dormí unas seis horas. No hay queja”, indicaban en este negocio. Los encargos ya fueron bien durante toda la semana, pero, como siempre, el domingo de Pascua es el día grande. Una jornada en la que, quizás, aquí notaron algo menos de gente de la esperada, quizás por el efecto del buen tiempo y la llamada de las playas. Que bañistas ya hubo en A Concha-Compostela. Con todo, su roscón sigue siendo el reclamo estrella y ayer, las ventas no defraudaron. Porque, a pesar de la que está cayendo, “yo creo que se vende incluso más”, “la gente tiene ganas de festejar las cosas”. El mismo mensaje se recogía en la Panadería Lou­rido: “Pensamos que igual estaría la cosa algo afectada por la situación como está, pero cumplimos los objetivos”, con cifras “más o menos como el año pasado”.


En la Panificadora Víctor Cordo son habituales las colas en la acera. “Mucha gente”, sobre todo a por “rosca, es la estrella” en un domingo como ayer. En A Despensa de Izan daban fe de una mañana bien atareada, “mucha gente”, coincidían.


Al menos, pues, que no nos quiten eso: Las ganas de celebración y el plato con el que echarse algo dulce a la boca entre tanto grueso titular, que también los hay.

Los pasteleros constatan el tirón de la Pascua: “Desde el jueves, dormí solo seis horas”

Te puede interesar