lunes 26/10/20

Un proyecto del CSIC busca predecir la llegada de la marea roja a las rías gallegas

Un proyecto trianual en el que participan el CSIC y el Consello Regulador do Mexillón investigará las causas del aumento de biotoxinas como la marea roja en las rías gallegas y, concretamente, en aquellas como la Ría de Arousa donde la producción del mejillón es notablemente superior. El germen de esta iniciativa se remonta al año 2012 y el proyecto se realizará en tres fases diferenciadas con las que se busca no solo determinar las causas que motivan la presencia de biotoxinas, sino también la búsqueda de soluciones.

Diario de Arousa-9999-99-99-999-6b260dd8
El estudio busca mejorar los procesos de producción y comercialización del mejillón g. salgado

La relajación de los vientos o incluso el cambio en la temperatura del agua pueden ser algunas de las causas que inciden en la mayor virulencia de la marea roja en las costas gallegas. Al menos estas son dos de las premisas que barajará un proyecto de investigación en el que participan el CSIC, el Intecmar, el Consello Regulador y técnicos universitarios y con el que se pretende arrojar luz sobre una situación que preocupa cada vez más al sector.
Esta ambiciosa iniciativa durará tres años y pilotará en torno a tres fases fundamentales. La primera de ellas consiste en estudiar las bases de datos monitorizadas en el Intecmar desde la década de los 90 con la intención de analizar la información físico-química y también medioambiental que se recoge en este portal. A este aspecto más teórico se le suma la segunda fase, mucho más práctica. La idea de los investigadores es crear un sistema de monitorización en tiempo real. Es decir, establecer un punto de control en una batea al azar y medir la respuesta del mejillón en condiciones ambientales diversas. ¿Con qué objeto? Pues el de determinar si el bivalvo se está alimentando o si, por el contrario, deja de hacerlo por algún motivo concreto.
La tercera fase del proyecto tiene una aplicación más práctica para lo que es el día a día del sector. De hecho los investigadores proyectan desarrollar modelos predictivos que alertarían con tiempo de la evolución de las variables ambientales y biológicas que afecten al cultivo del mejillón y que, por lo tanto, permitirían a corto plazo realizar una estrategia de comercialización y también de producción, algo muy difícil actualmente debido a los continuos e inesperados episodios de marea roja.
El investigador principal del proyecto es Antonio Padín, que ejerce en el Instituto de Investigaciones Marinas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. No estará solo, sino que estará junto a José Babarro, del mismo equipo. Además el equipo está conformado por científicos del Instituto Tecnolóxico do Mar (Intecmar), del Consello Regulador do Mexillón de Galicia y del departamento de Economía de la Universidad de Santiago de Compostela. Además también está previsto que colabore personal de la Universidad de Porto, de la de Washington y del departamento de Fisheries and Oceans de Canadá, así como el Instituto Español de Oceanografía.
Cabe recordar que las causas que provocan biotoxinas como la marea roja y, sobre todo, la posibilidad de que existan métodos que puedan predecirlas son dos de las cuestiones que el sector lleva reclamando desde hace años. Y es que cada vez más la virulencia de la marea es mayor provocando una caída en cadena del proceso tanto productor como comercializador. Poder predecir estas cuestiones ayudaría en gran medida a tranquilizar a uno de los pilares económicos de Arousa.

Comentarios