miércoles 12/8/20

Ravella arremete contra la Xunta por enviar un técnico al cruce de San Cibrán con ediles del PP

El Concello habla de “falta de respecto institucional” y de “uso partidista” de la administración autonómica
Alberto Varela, alcalde de Vilagarcía | gonzalo salgado
Alberto Varela, alcalde de Vilagarcía | gonzalo salgado

La visita de un técnico de la Xunta de Galicia con ediles del Partido Popular al cruce de San Cibrán en el que los vecinos reclaman un paso de peatones con semáforo ha hecho estallar al gobierno local de Vilagarcía. El ejecutivo socialista que preside Alberto Varela anunciaba esta misma semana que pediría a la Xunta esta visita y, solo horas después, el PP visitaba la zona con un técnico sin ningún representante del gobierno presente. Y eso, como era de esperar, no ha sentado nada bien en Ravella. 

El equipo de Varela denuncia que no es la primera vez que se dan este tipo de actitudes por parte de determinados departamentos autonómicos que no responden a las peticiones del gobierno local y que no avisan de que van a visitar la localidad. Ello, para el Concello, es una clara “utilizació partidista da administración autonómica e unha absoluta falta de respecto institucional por parte do goberno de Núñez Feijóo”.

La visita del técnico de la Xunta a San Cibrán fue a instancias de la futura diputada Elena Suárez. “Un descarado acto caciquil que atenta contra os principios básicos da democracia, máis aínda cando se obvia tanto ao Concello como institución como ao goberno local, representante lexítimo do municipio”, dicen desde Ravella.

De hecho el gobierno socialista considera de “extrema gravidade” que la Xunta “poña aos técnicos da Consellería a disposición de militantes do PP”. Es por ello que insisten en la “diferenza de trato” que, según ellos, el departamento autonómico dá a las peticiones realizadas desde un Concello a las realizadas por un militante de su partido.

A Elena Suárez
El gobierno municipal le recuerda a Elena Suárez que, de momento, es “unha simple militante do PP que non ten cargo político nin competencia de representación algunha”. Añade en este sentido que “aínda cando o teña, o respecto institucional é unha norma básica que se debería cumprir en todos os casos, aínda que no seu partido estean acostumados a non facelo”.

      Para el ejecutivo socialista de Alberto Varela es “terrible” que “nun estado democrático se vexan como algo normal semellantes actitudes caciquís que van en contra dos propios principios dun estado de dereito”. Así pues desde Ravella piden al propio presidente de la Xunta y a la titular de la Consellería de Infraestruturas que dejen claro si “están ao tanto deste tipo de comportamentos e se ademais os aproban”.

Comentarios