martes 11/8/20

Ravella recaudará 120.000 euros más por el IBI en 2018 que en el anterior mandato

La rebaja del tipo impositivo puesta en marcha por el gobierno de Alberto Varela desde el inicio del mandato está muy lejos de notarse en los bolsillos de los vilagarcianos, que siguen pagando más por los recibos.

El alcalde, Alberto Varela, defendió en el Pleno que una mayor bajada del IBI pondría en peligro medidas sociales | d. A.
El alcalde, Alberto Varela, defendió en el Pleno que una mayor bajada del IBI pondría en peligro medidas sociales | d. A.

La rebaja del tipo impositivo puesta en marcha por el gobierno de Alberto Varela desde el inicio del mandato está muy lejos de notarse en los bolsillos de los vilagarcianos, que siguen pagando más por los recibos.
Una situación que es más acentuada en el rural, ya que las arcas municipales ingresan cada año 88.645 euros más por la rústica que en 2015, último ejercicio del anterior mandato. Y es que entre los cambios promovidos por los socialistas en las ordenanzas fiscales se encuentra la subida del tipo impositivo del IBI rural, lo que permite que las previsiones para 2018 sean de 151.186,35 euros, un 140 por ciento más de lo que se ingresaba hace dos años.


Pero el Concello también recibe una mayor cantidad de dinero por las propiedades urbanas. Y es que los socialistas rebajaron el tipo impositivo a lo largo de los últimos ejercicios, pasando del 0,60 en 2015 al 0,53 en 2018, pero los efectos de esta medida no sirven para paliar la revisión catastral impulsada durante el gobierno del conservador Tomás Fole, y que revaloriza el valor de los inmuebles en un 10 por ciento anual. Es decir, los vilagarcianos siguen pagando más cada año por el IBI urbano.
De hecho, un informe de la interventora municipal recoge que incluso aplicando el 0,52 que promueve Esquerda Unida las arcas municipales ingresarían algo más por este impuesto el próximo año que lo que se recaudó por el mismo concepto en el último año del mandato de Fole.
Así, en 2015 los ingresos por IBI fueron de 6,232.888,54 euros y, de aplicarse el 0,52, en el próximo ejercicio serían de 6.253.298,24 euros. Finalmente, el coeficiente que se aplicará será el 0,53, según se aprobó en el pleno extraordinario de octubre a propuesta del BNG, por lo que los ingresos en 2018 rondarán los 6,3 millones de euros, 120.000 que lo que se recaudó tres años antes.

Mayor colchón
Así pues, y según los datos que aparecen recogidos en el informe municipal, el ejecutivo cuenta todavía con un amplio colchón para aplicar una bajada del IBI que sitúe los ingresos al mismo nivel que había cuando se aplicó, tal y como lo denominan los socialistas, el “catastrazo” del Partido Popular de Vilagarcía.
La aplicación del 0,52 a partir del próximo año situaría los ingresos en una “congelación técnica” con respecto a lo que las arcas municipales percibían en 2015. Es decir, que el Concello no saldría perdiendo ni siquiera con la bajada más drástica que se plantea desde la oposición (el BNG apuesta por el 0,50 pero para el final del mandato).
El portavoz del grupo municipal de Esquerda Unida, Jesús López, hizo referencia a los informes de la interventora para reclamar un mayor esfuerzo por parte del ejecutivo socialista, de cara a una bajada de la presión fiscal que, por el momento, los vilagarcianos no están percibiendo. El alcalde aludió entonces a la necesidad de mantener, con los impuestos, las medidas sociales.

Comentarios