lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

La subdelegada destaca un descenso del 50 por ciento de los robos en viviendas y de coches

Un control de la Policía Nacional en Vilagarcía | gonzalo salgado

La subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, destacó el descenso del cincuenta por ciento en los robos en viviendas y en la sustracción de vehículos durante los meses de julio y agosto. La responsable estatal hizo esta valoración tras una Xunta Provincial de Seguridade a la que acudieron diversos responsables de las fuerzas y cuerpos de seguridad, entre los que se encontraban el coronel jefe de la Guardia Civil en Pontevedra, Simón Venzal, y el comisario provincial, Juan José Díaz.


La comparación se hace teniendo en cuenta los datos del mismo periodo de 2019, ya que 2020 y 2021 fueron ejercicios anómalos debido al confinamiento y a otras restricciones relacionadas con la situación sanitaria.


En el conjunto de la provincia, en los meses de julio y agosto se registró un descenso de los robos con fuerza, tanto en viviendas como en establecimientos, así como de los delitos contra la libertad sexual.

En este último punto, en Vilagarcía no se registró ninguno, según incidió Larriba, que también destacó como positivo el descenso, de un cincuenta por ciento, de robos y sustracciones. Sin embargo, esta ciudad registró de nuevo un incremento de los delitos leves de hurto, lesiones y daños vinculados estrechamente al desfase nocturno, según incidió la responsable estatal.


Incendios forestales

Al margen de las ciudades, en el resto de villas y municipios de la provincia, se registra un pequeño incremento de la tasa de delincuencia, “moi relacioando co crecemento dos ciberdelitos, que lastra as estatísticas e que xa supoñen un terzo das infraccións procesadas pola Garda Civil”, explicó la subdelegada.


Larriba también hizo hincapié en otro tipo de delincuencia, la que afecta a los montes y que provocó, durante este verano, que en Pontevedra ardiesen 2.267 hectáreas, de las cuales más de 400 fueron entre Caldas y Cea.


“Tristemente estas cifras son moi superiores ás rexistradas nos mesmos meses do ano pasado, cando arderon tan só 21,75 hectáreas e se produciron 126 lumes”, explicó la subdelegada.


El balance de criminalidad de los seis primeros meses del año muestra que se produjeron 958 infracciones penales, 128 más que las que se registraron en el mismo periodo de 2019.


En cuanto a la tipología de los delitos, las violaciones supusieron tres, dos más que en el mismo periodo de 2019; mientras que no hubo ningún homicidio o asesinato. El resto de delitos contra la libertad sexual descendieron de siete a dos. Los robos con violencia e intimidación constituyeron la mitad de los registrados hace tres años, es decir, ocho. Los robos con fuerza en domicilios o establecimientos pasaron de 59 a 32 y los hurtos también descendieron con respecto a hace tres años, pasando de 201 a 169. En cuanto a la delincuencia relacionada con el tráfico de drogas, subieron ligeramente, pasando de siete a nueve.

La subdelegada destaca un descenso del 50 por ciento de los robos en viviendas y de coches

Te puede interesar