La tercera ola arrastra a Arousa a las máximas restricciones en sus concellos

Las nuevas medidas implicarán el cierre de la hostelería previsiblemente a las seis y en los concellos de alerta máxima con atención solo en terraza | gonzalo salgado
|

El Comité Clínico de la Xunta decidió ayer a última hora elevar a todos los ayuntamientos de Galicia -por lo tanto, a todos los de la Ría de Arousa- a los dos niveles más altos de restricción. Eso sí, será hoy cuando el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, explique con exactitud en qué afecta esta drástica decisión a los ciudadanos. Se prevé, con las medidas que hay actualmente en los niveles máximo y medio-alto, que la hostelería cierre sus puertas a las seis de la tarde. Ello afectaría principalmente a aquellos municipios -como por ejemplo los del Ulla-Umia- en los que todavía la hostelería resistía hasta las once de la noche.

La gran duda gira en torno a los cierres perimetrales y a si se van a mantener las almendras y como afectará a la movilidad de los ciudadanos.

      Lo cierto es que los datos de coronavirus en la Ría de Arousa son muy dispares en los diferentes municipios. En Vilagarcía se está notando ahora -y mucho- el efecto del levantamiento de restricciones en las fiestas navideñas. De hecho los positivos en la capital arousana han vuelto a subir y son ya 110, seis más que la jornada anterior. Además hay 637 personas en seguimiento por contacto directo. Es, quizá, el concello de O Salnés que ha visto empeorar sus datos tras las Navidades de forma notable según los datos oficiales facilitados por el Sergas. En A Illa, donde se llegaron a superar con creces el centenar de positivos, tienen 73 casos (suben tres) y en Vilanova siguen subiendo y se colocan en 20, una cifra que se ha disparado respecto a hace tan solo una semana.

      En Sanxenxo los casos son 32, una cifra que ha permanecido bastante estable en los últimos días, mientras que en O Grove hay 13 positivos después de pasar por semanas muy críticas con una de las incidencias más altas de la comarca de O Salnés. Eso sí, hay un total de 268 personas en seguimiento por contacto estrecho. Ningún concello de la zona logra colocarse la etiqueta de “cero contagios”. Ribadumia lo hizo cuando finalizó 2020, pero ahora tiene 11 casos y 73 personas en seguimiento directo.

En Meaño bajan a 5 positivos y en Meis son 9 en total. En lo que respecta a Cambados la cifra baja a 33 y hay 289 contactos en seguimiento. Desde la capital del Albariño el edil de Sanidade, Tino Cordal, vuelve a insistir en que se haga un cribado a la población para “determinar casos asintomáticos, se os hai, que poderían estar contaxiando por aí”.

De hecho así se lo trasmitió a la propia gerencia del área sanitaria. Y es que, señala el de Somos, “a afectación destas medidas que temos á hostelería e ao comercio está sendo enorme porque hai que ter en conta que a Cambados viña habitualmente moita xente de fóra a facer as súas compras”.

      En el global del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés el número de casos activos ha subido a 809. De ellos 55 están hospitalizados y 10 en la Unidad de Cuidados Intensivos.

En la tercera planta del Hospital do Salnés hay 10 pacientes atendidos por Covid. La vacunación continuará en los próximos días, así como las pruebas PCR para intentar detectar asintomáticos.

La tercera ola arrastra a Arousa a las máximas restricciones en sus concellos