Quedan libres los dos detenidos en el puerto de Ribeira por tráfico de drogas

Los detenidos por tráfico de drogas fueron trasladados a las dependencias judiciales ribeirenses en dos vehículos patrulla | Chechu Río
|

La operación antidrogra desarrollada durante los últimos meses por la Policía Nacional permitió asestar un importante golpe al tráfico de estupefacientes en la capital barbanzana al cerrarse con la detención a primera hora de la mañana del viernes de dos individuos de entre 45 y 60 años. Poco antes del mediodía de ayer pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción Número 1 de Ribeira, decretando la jueza sustituta la puesta en libertad con cargos de ambos tras tomarles declaración. Ahora estarán pendientes de la celebración del juicio por delitos contra la salud pública, en la modalidad de tráfico de drogas. Uno de ellos es un empresario del sector hostelero, al que se le interceptó cuando conducía un BMW X1 por la zona portuaria, a la altura del puesto de churros,  y el otro es un empleado del sector servicios, al que se arrestó en el entorno de la gasolinera que hay a la entrada del puerto.

El amplio despliegue policial movilizado por parte de la comisaría de Ribeira para proceder a sus detenciones llamó poderosamente la atención de quienes se encontraban en esa zona de la fachada marítima de la ciudad. Tras interceptarse el referido todoterreno, hubo quienes indicaron que el conductor evidenció una actitud nerviosa y que presuntamente trató de escaparse, pero los agentes lograron frustrar su intento de huida. En el transcurso del arresto hubo quienes pudieron ver cómo los agentes localizaron en los asientos traseros del vehículo un buen número de bolsitas que contenían un polvo blanco, que se ha podido saber que era cocaína, pero también cierta cantidad de dinero, que también de  los investigadores sostienen que procede de la actividad ilícita que se le atribuye a esa persona, que es natural de la vecina localidad de Porto do Son, pero que actualmente reside en Ribeira. 

Los investigadores también se dirigieron al puesto de trabajo del otro individuo, y fue allí donde detectaron un olor a hachís, aunque él les negó que allí hubiera esa sustancia. Fue entonces cuando realizaron un registro superficial, en el que hallaron debajo de una mesa una mochila en cuyo interior había, entre otros objetos, algunos recipientes o envoltorios que contenían una sustancia de color marrón, que se correspondía con la que emanaba el referido olor, pero también había cocaína e incluso una báscula digital. 

Debido al mutismo que se mantiene sobre este operativo, cuya escenificación final no pasó desapercibida al desarrollarse en la vía pública y a la vista de bastante gente, habrá que esperar a comienzos de la próxima semana a que desde la comisaría ribeirense decidan hacer públicas las cantidades exactas de droga incautada, que ya fueron pesadas para la elaborar las diligencias entregadas en el juzgado, así como otros detalles de la misma. 

Mientras tanto, algunas personas que ya vieron nuevamente en la calle a los dos individuos detenidos, tras quedar en libertad poco antes de la una de la tarde, expresaron su incredulidad por el hecho de que no se adoptasen otras medidas. Pero, de manera inmediata indicaron que, como no es la primera vez que sucede algo así, ya no les sorprende. Aprovecharon la ocasión para ensalzar la labor de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía adscritos a la comisaría de Ribeira, al precisar que con pocos efectivos en su plantilla están realizando una gran labor en la lucha contra el tráfico de drogas, pero agregaron que aún queda mucho por hacer en la capital barbanzana pues hay muchos más puntos negros de venta de esas sustancias ilegales, para lo que sería esencial contar con una unidad especializada en la materia, tal y como demandan desde las centrales sindicales.

Quedan libres los dos detenidos en el puerto de Ribeira por tráfico de drogas