El Parlamento gallego pide un plan de rescate a la hostelería

Un camarero recoge una terraza en Lugo | carlos castro
|

Los tres grupos parlamentarios (PPdeG, BNG y PSdeG) apoyaron ayer por unanimidad instar a la Xunta a poner en marcha “un plan de ayudas directas, extraordinario y urgente” para la hostelería, uno de los sectores más afectados por las restricciones ante la pandemia del coronavirus. 

Se trata de una iniciativa del BNG, apoyada por los otros partidos en la Comisión de Industria, en la que el Parlamento pide que estas ayudas sean compatibles con las de otras administraciones y también simplificar los trámites administrativos para que puedan acceder a ellas aquellos negocios “que realmente lo necesiten”.

La proposición no de ley incluye estudiar los criterios de adjudicación de estas ayudas para que se correspondan con la situación de vulnerabilidad “real” de los negocios y ampliar los plazos de carencia de los créditos ICO.

Por su parte, el diputado nacionalista Daniel Pérez advirtió que el sector de la hostelería y restauración necesita este “plan de rescate urgente” porque está en una “situación crítica” y consideró que las ayudas puestas en marcha en noviembre por la Xunta, de 17 millones de euros, “llegaron tarde” y son “claramente insuficientes”.

Además, el diputado del BNG criticó que la Xunta haya anunciado en la prensa un nuevo plan de cooperación, con diputaciones y municipios, para ayudar a la hostelería sin consultar con las otras administraciones implicadas y pidió que sea “consensuado” y que se negocie para que cada una aporte una porcentaje similar de sus presupuestos. 

Asimismo, desde el PPdeG, su secretario general Miguel Tellado manifestó su apoyo a la iniciativa porque su grupo está “de acuerdo en seguir impulsando líneas de ayuda a la hostelería”.

Además, el popular defendió las puestas en marcha por valor de 17 millones de euros, de las que destacó se concedieron unas 15.000, lo que supone más del 70% de los 24.000 establecimientos de hostelería de la comunidad, y se abonaron más del 80%.

Por su parte, la diputada del PSdeG Leticia Gallego coincidió  con el BNG en que las ayudas del Gobierno gallego a la hostelería llegaron “muy tarde” y son “insuficientes”, además de que “carecen de un reparto justo y equitativo”, y criticó la “falta de respeto y lealtad institucional” al anunciar en solitario el plan de cooperación.

Por ello, Gallego apoyó la iniciativa del BNG porque también considera que la hostelería necesita “un plan específico de rescate inmediato que evite su hundimiento definitivo”.

Reparto a domicilio
Por otro lado, el nuevo decreto de medidas contra la pandemia del coronavirus publicado por la Xunta en el Diario Oficial de Galicia recoge de forma expresa que el reparto de comida a domicilio por parte de los establecimientos de hostelería está autorizado hasta la medianoche.

En concreto, reitera que, de forma general, toda la hostelería debe cerrar al público en Galicia a las 18.00 horas. Además, en aquellos municipios donde están vigentes las restricciones medio-altas, está permitido un aforo del 30% en interior y 50% en terraza.

En los 115 ayuntamientos gallegos en nivel de restricciones máximas por la pandemia, por su parte, solo podrá usarse al 50% las terrazas, y deberán marcar las mesas inutilizadas para dejar patente que se cumple este grado de ocupación. Finalmente, en Xinzo de Limia, Viveiro y Arteixo, la hostelería y restauración deberá permanecer cerrada al público en su totalidad. 

No obstante, la Xunta permite a los locales continuar con el servicio de recogida en el local o entrega a domicilio.  En el primer caso, condicionado al toque de queda a las 22.00 horas, mientras que el segundo está permitido hasta las 24.00 horas.

El Parlamento gallego pide un plan de rescate a la hostelería