Segunda parte menguante

Iano y Charles pelean por el balón en una acción del partido de ayer en Santa Mariña | cris serantes - cd ribadumia
|

El Ribadumia perdió ayer en Santa Mariña ante el Choco en un partido que se le escapó en apenas cinco minutos de la segunda parte, cuando fue superado por el ritmo frenético de su rival, que en un abrir y cerrar de ojos le dio la vuelta al gol que había logrado Moncho en la primera parte. Ya en el tiempo de aumento llegó el 3-1 final, que supone la tercera derrota seguida de los aurinegros, superados ahora en la tabla por el Choco en 3 puntos más goleaverage particular.

El Ribadumia cuajó una buena primera parte, ciñéndose al plan y anulando a su rival. Antes del descanso incluso desperdició dos claras ocasiones para el 0-2. La segunda parte ya fue otra historia, el Choco logró al fin imponer su ritmo alto en campo contrario. El Ribadumia bajó enteros y en el minuto 52 ya se vio por debajo en el marcador. A partir de ahí el partido se abrió, fue un correcalles en el que el Choco desperdició ocasiones claras _ también el Ribadumia tuvo alguna_ hasta que sentenció ya en el minuto 92.

Con el regreso de Charles al once tras cumplir dos partidos de sanción el Ribadumia recuperó su dibujo más reconocible 4-4-2. El equipo de Luis Carro juntó líneas para evitar espacios interiores donde mejor se manejan los jugadores del Choco como Comis y Félix. A los locales no les quedó otra que buscar balones largos sobre los desmarques de un activo Davicín. Afianzado en el plan de partido de anular el juego caracterísitico de su rival, el Ribadumia fue ganando confianza con el paso de los minutos de una primera parte en la que tuvo al Choco alejado de su área. Solo las internadas por banda izquierda del lateral Iano, un portento físico, generaron algo de desasosiego en los visitantes. En la portería el isleño Baraca se mostró seguro a remate centrado de Comis en el minuto 18. Mediada la primera parte el Ribadumia no solo tenía controlado el partido, sino que dio un primer aviso en una llegada de Diego Abal al área.

Si bien, a la media hora el Choco tuvo su mejor ocasión y prácticamente la última en la primera parte. Fue en una jugada rápida por dentro, con algo de fortuna el rechace a un balón que iba para Félix salió a banda para Davicín, que centró bombeado al corazón del área pequeña donde cabeceó picado Comis y respondió con muchos reflejos Baraca con una mano salvadora.

Pasado el susto, el Ribadumia encontró el 0-1 cuatro minutos después. Tras una jugada a balón parado en contra montó un contraataque letal. Cheri habilitó por el centro el desmarque de Monchito, con los locales desajustados. En el mano a mano el portonovés superó con calidad y temple a Cortegoso en su salida. Tras varias tentativas de transiciones rápidas con pases buscando a los puntas por dentro y por abajo entre centrales, el Ribadumia obtuvo premio.

El gol aumentó las dudas de un Choco que llegaba a cita tras siete jornadas sin ganar. Y el Ribadumia tuvo dos ocasiones muy claras para hacer el 0-2 antes del descanso. Primero tras robar al borde del área rival en un saque de puerta en el que se liaron los locales. Remató desde el punto de penalti Charles y salvó con el cuerpo Cortegoso. Más clara todavía fue la que tuvo Cheri, que envió contra el poste un centro de Diego Abal abajo y medido culminando una transición perfecta por la izquierda de los aurinegros.

 

Otro cantar

En el descanso el técnico local Gonza Fernández introdujo a Alberto Suárez en la medular y su equipo salió con una marcha más en la segunda parte, percutiendo sobre todo por la banda izquierda con Iano. Solo iban dos minutos de la reanudación cuando el Choco logró empatar. Juntaron pases en campo contrario los locales y marcó Comis desde la frontal por abajo en su llegada desde segunda línea en una acción característica del ataque redondelano. En solo cinco minutos el Choco completó la remontada. En una falta lateral lanzada por Caloi de forma sensacional, Samu de cabeza puso el balón lejos del alcance de Baraca.

Luis Carro trató de dar soluciones a su equipo, aturdido e incapaz de sacudirse la presión choqueira, dando entrada a Cerqueiras y Óscar Iglesias. Davicín, con espacios y a la carrera, perdonó el tercero antes de la hora de juego. Baraca salió vencedor del mano a mano y repelió su remate. El Choco siguió presionando muy arriba, avivando el ritmo del juego y permitiendo que el partido se abriese mucho.

Al Ribadumia le anularon el tanto del empate en el minuto 62 por fuera de juego en una falta lateral rematada en área pequeña por Javi Domingo. En el otro área, Félix le robó la cartera a Miguel y el balón tras un rechace tocó en la parte superior del larguero. Más clara todavía fue la doble ocasión que tuvieron Davicín y Comis en área pequeña con el Ribadumia completamente a merced. Milagrosamente ninguno de los dos remates acabó en gol, permitiendo a los aurinegros seguir con vida en el marcador.

El Ribadumia sufrió muchísimo a la espalda con la movilidad de Davicín, que fue una pesadilla pero siguió desperdiciando ocasiones. En el otro área, también Charles empezó a entrar en juego y a generar problemas a la defensa. El Ribadumia tuvo varias aproximaciones, ya jugando con tres delanteros.

La incertidumbre se acabó  en el minuto 92 cuando llegó el tercero, que sentenció el duelo. Guille de Francisco le robó el balón en área a Diego Abal, que telegrafío su recorté, y batió de tiro cruzado a Baraca.

Segunda parte menguante