La recalificación de A Pedreira incorporó cuatro de las seis alegaciones presentadas

El Pleno fue telemático y hubo algunos problemas de conexión y comunicación, lo que motivó votaciones nominales | concello
|

Con la misma división de pareceres con la que comenzó su tramitación, la modificación puntual 2 del PXOM de Meaño, sobre el área industrial de A Pedreira, salió aprobada de forma provisional del Pleno, telemático, del viernes. Ahora solo resta el visto bueno final de la Xunta para que el cambio se eleve a definitivo.


Concluidos los pasos en el Ayuntamiento, siguen los dos bloques de siempre. El gobierno de los ediles no adscritos y el PSOE se posicionaron a favor de la operación y Meaño Independiente (MI) en contra.


Alegaciones

El ejecutivo defendió que cuatro de las seis alegaciones presentadas al proceso fueron finalmente incluidas. El alcalde, Carlos Viéitez, defendió una vez más este paso para actualizar la normativa del suelo a todos los cambios legislativos, aportar seguridad jurídica a las empresas y, en suma, favorecer el crecimiento, creación de empleo y actividad económica.


Desde el PSOE, Manuel Radío citó los informes de Secretaría-Intervención y del arquitecto municipal para indicar que la operación era legalmente correcta y que nada les hacía “dubidar” de la profesionalidad de este personal técnico.


También Aspérez fue fiel al discurso de MI en estos meses, dudando de si la operación respondía realmente al interés general, sobre todo al respecto del polémico vial. Su grupo llegó a pedir la retirada del punto —algo que no prosperó— para posponerlo un mes para un mejor estudio, alegando además en un escrito que el formato telemático no era el mejor para un debate fluido. La conexión de una concejala, de hecho, iba y venía a cada rato, por lo que los independientes llegaron a preguntar si se podía votar en aquellas condiciones. Ante lo caótico de la votación a mano alzada, la secretaria resolvió la opción de la votación nominal, para asegurar al máximo la correcta comprobación del recuento. Como se preveía, las matemáticas dejaron clara la aprobación: 8 a 5. 

La recalificación de A Pedreira incorporó cuatro de las seis alegaciones presentadas