Denuncian que el protocolo sobre la extracción del anticonceptivo Essure no se aplica en el hospital

Isabel Arestín, Eva Losada, Sabela Landín y Damaris Mallo denunciaron la situación | Chechu
|

La Asociación de Afectadas del Essure en Galicia (Asafessgal) ha decidido denunciar públicamente que en el Hospital do Barbanza y en los centros de Atención Primaria no se aplica el protocolo sobre la extracción del anticonceptivo Essure, que fue promovido y demandado desde dicho colectivo ante la cantidad de daños provocados por un mal procedimiento de explantación, y que el Sergas aprobó el 28 de noviembre de 2018, y que firmaron sus jefes de Xinecoloxía. Su presidenta, María Sabela Landín, que considera que eso es una “irresponsabilidade” y una “xestión caótica”, indicó ese protocolo establece que cuando una mujer tiene sintomatología adversa al Essure -en Ribeira tienen conocimiento de que afecta a una veintena de vecinas-, el médico de cabecera debe realizar un estudio de antecedentes de la misma, “pero nin en Atención Primaria nin no hospital comarcal o coñecen e non o aplican”.


Sabela Landín detalló que se produce una situación de desinformación a las mujeres operadas antes del protocolo, “non se coñece a súa situación real e despois da operación se lles da a alta aínda que teña restos, incumprindo o que especifica o protocolo”. La presidenta de Asafessgal añadió que se les interviene de modo ambulatorio sin cuidados postoperatorios, y que una vez operadas acuden a una consulta ginecológica y no se aporta la radiografía hecha en el quirófano. “Só temos a seguridade de que a radiografía se fixo, pero non sabemos o resultado co que temos que solicitar unha radiografía informada para coñecer a situación de eliminación de restos. Non se fai seguimento aso tres meses, nin ao ano da explantación”, dijo.


Y criticó que para contactar la asociación con el gerente del hospital comarcal o el del Sergas tienen que hacerlo vía correo electrónico, pero que ni con esas les contestan a esos mensajes ni a las llamadas telefónicas, y que “valoran que estas víctimas están perfectamente atendidas”. Sabela Landín les recrimina que minimizan el problema causado e implantado desde el 2009 por el Ejecutivo gallego “que son os mesmos responsables, incumpren o protocolo e realizan un maltrato reiterado as mulleres”.


Sobre los efectos secundarios que padecen algunas de las 1.300 mujeres gallegas a las que se les implantó esa espiral de metal y fibra en las trompas de Falopio, Landín indicó que figuran dolores articulares y lumbares, cansancio extremo, desajustes en el ciclo menstrual, hemorragias, cefaleas, insomnio, inflamación pélvica, problemas digestivos, intolerancias alimenticias, sabor metálico en la boca, pérdida de cabello y de piezas dentales, infecciones, ruido en los oídos, mareos, vómitos, náuseas, desmayos y secuelas de enfermedades autoinmunes.


Queja ante la Valedora do Pobo


Entre las víctimas de la implantación del Essure se encuentra la ribeirense Isabel Arestín, que sufre en sus propias carnes muchos efectos secundarios que refiere Asafessgal, al igual que le sucede a Damaris Mallo, otra vecina de la capital barbanzana y coordinadora del colectivo en Ribeira. Esta última afirma que tras pasar por quirófano en mayo de 2019 y febrero de 2020 sin que le hicieran las pruebas de alergia, lleva esperando desde octubre para que se la hagan y aún no sabe la fecha.


La primera relata que fue al quirófano para extraerle el anticonceptivo y que en la intervención perdió las trompas de Falopio y le rompieron el Essure al tratar de sacarlo, y le dejaron restos dentro, “e pese a iso, non lle deron importancia e déronme a alta, pero ao ser corpos extranos teñen efectos negativos. Por iso, pedín que mos quitasen e tiven que esperar un ano para operarme”.


Arestín manifestó que si siguieran el protocolo e hicieran caso a la radiografía hecha en quirófano para ver si quedaban restos, sería suficiente con una intervención para eliminarlos. Asafessgal presentó quejas ante la Valedora do Pobo en representación de cada afectada para reclamar las pruebas médicas urgentes pendientes, y que en el caso de esta mujer era para una endoscopia en el Hospital do Barbanza desde hace 5 meses, “e conseguín que me desen cita para o vindeiro xoves xusto unha semana despois de denuncialo na Valedora do Pobo”.


Desde el área sanitaria Santiago-O Barbanza indicaron que “estase levando a cabo unha revisión do proceso asistencial”, pero añadieron que de la primera valoración realizada resulta que la actuación fue “axustada” a las indicaciones del protocolo para la retirada del dispositivo Essure de la Dirección Xeral de Asistencia Sanitaria. También comunicaron que se elaborará y enviará el informe solicitado en tiempo y forma a la Valedora do Pobo. L


Denuncian que el protocolo sobre la extracción del anticonceptivo Essure no se aplica en el hospital