Mascarillas para que Diego pueda correr en Portimao

Diego Vázquez teme no volver a ponerse el mono de piloto esta temporada | Chechu
|

Hace once días se difundió que las opciones de que el piloto boirense Diego Vázquez Pazos, Diego45, de 12 años, volviera a subirse a una moto dependían de la solidaridad en forma de ayudas económicas de la gente. Transcurrido ese tiempo, y pese a que los mensajes de ánimo se han contado por cientos, el dinero no ha llegado ni de lejos a los 1.000 euros necesarios para comprarle un motor nuevo para reponer el que le rompió en la última carrera que disputó en el circuito de Estoril.

Dos empresarios aportaron unos 300 euros y tres particulares donaron 125 euros, lo que supone cerca del 50% del dinero necesario. Pero, debido a que el tiempo apremia para contar con esa pieza con la suficiente antelación para verificarlo y sellarlo para poder competir dentro de un mes en el circuito internacional de Portimao, el equipo del joven piloto decidió adelantar el dinero aportado por los patrocinadores para el próximo desplazamiento a tierras portuguesas para destinarlo a esa adquisición, y espera poder recibirlo en unos días

Ello provoca que en estos momentos se de la circunstancia de que no se cuenta con el dinero que permitirá que Diego45 pueda viajar a Portimao, por lo que ahora no está en juego tanto el hecho de que no pueda volver a subirse a una moto, sino que el joven piloto boirense teme que “a lo mejor no uso el mono de piloto el resto de la temporada”. El sueño de Diego Vázquez de seguir disfrutando sobre una moto está en estos momentos en serio peligro, pero en su equipo no están dispuestos a tirar la toalla tan pronto y han puesto en marcha nuevas iniciativas para recaudar esos fondos económicos que permitan que pueda estar en la próxima carrera de 250 centímetros cúbicos en tierras lusas.

Una de ellas es la venta de un primer lote de medio centenar de mascarillas de tela -que permiten hasta 30 lavados- con el logotipo de Diego45, que ya está disponibles en Paco’s Moda, Heladería Caprichos y Miniklass Ropa Infantil al precio de 5 euros la unidad, pero que también esperan poder venderlas, junto con camisetas, en la calle peatonal u otro espacio público. Se trata de una donación que hizo Luján Fernández, una motera de Nigrán, que es una apasionada de Valentino Rossi, y que ya está preparando un nuevo envío con una cantidad similar de mascarilla. Además, la campaña de recepción de donativos sigue abierta, por lo que quienes lo deseen pueden hacer sus aportaciones en la cuenta que el muchacho tiene abierta en el Banco Sabadell (ES94 0081 2197 1100 0615 2028) y, como muestra de agradecimiento, sus nombres, ya sean empresas o particulares, irán en la moto durante el resto de la temporada.

Mascarillas para que Diego pueda correr en Portimao