lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

La pobrense herida al desplomarse el techo de su casa pretendía repararla

El hundimiento del tejado de la casa afectada por el desplome va en aumento | Chechu

María Lorenzo, la sexagenaria pobrense del lugar de A Mirandela que a primera hora de la noche del pasado sábado resultó herida al desplomarse el techo de madera del salón en el que estaba viendo la televisión, recibió en la mañana del domingo el alta hospitalaria al no presentar ninguna fractura o lesión grave y, desde entonces, continúa con su recuperación en el domicilio de una hermana en el centro de la villa, puesto que el estado en el que quedó su vivienda no permite acceder al mismo. De hecho, ayer señaló que tiene muy magullado un brazo con el que se protegió la cabeza y otras partes superiores de su cuerpo, y que evitó que el impacto que recibió del techo le hubiera afectado más gravemente.


La propia afectada, de 61 años, que ayer estaba más animada que tras el suceso, indicó que el entarimado formado por tablas y vigas de maderas, que se corresponde con el suelo del desván de la casa, estaba “apolillado” y agregó que hace un par de semanas acudió al Concello a interesarse por la concesión de ayudas para proceder al arreglo de la misma, pero le dijeron que la convocatoria de este año ya había vencido el plazo y que debía esperar a enero o febrero de 2022. Ahora dice que, en caso de que no haya que derrumbarla y se pueda reconstruir o proceder a la reparación de los daños, reconoció que tiene pensado acudir en la segunda semana del próximo año al consistorio a preguntar por esas subvenciones y presentar su solicitud para poder arreglarla. También dijo que el albañil le dijo que la situación actual de la casa no está para vivir en ella, y añadió que está preocupada de que le pueda entrar agua por el tejado.


Por el momento se desconoce si ya acudió el arquitecto municipal a realizar una inspección del inmueble afectado por el desplome del techo del primer piso, pero ningún vecino del entorno vio nada más que la visita realizada por una patrulla de la Policía Local de A Pobra, que acudió a comprobar el estado del precinto o cordón que colocó por razones de seguridad. Los agentes municipales pudieron comprobar que el hundimiento del tejado va en aumento respecto a anteriores inspecciones que efectuaron, por lo que insisten en que no se pueda acceder a la casa mientras no se cuente con un informe de los técnicos competentes.


María Lorenzo, que indicó que desde el departamento municipal de Servicios Sociales todavía no se han puesto en contacto con ella, tal y como le anunciaron los servicios de emergencias que sucedería, espera poder acercarse esta tarde a su vivienda en A Mirandela para ver como están los tomates, pimientos, pepinillos, calabazas y calabacines de su huerta y dar de comer a las gallinas y perros, que son su entretenimiento, pero sabe que no podrá entrar en la casa al estar prohibido, salvo que haya indicaciones en sentido contrario. Agregó que antes, en horario de mañana, deberá realizar gestiones en su entidad financiera para anular las tarjetas y toda la documentación bancaria que ha quedado bajo los escombros del derrumbe del techo.


Igualmente, debido a que toda su ropa la tiene en su domicilio al que aún no puede entrar, tiene previsto ir de compras para hacerse con algunas prendas con las que vestirse durante estos días. Pero, también señaló que, para evitar causar molestias a su hermana, va a buscar un piso para alquilar mientras no pueda volver a su casa o se le busque alguna otra alternativa. También dijo que, pese a que le cortaron la luz tras lo ocurrido, ha podido mantener en funcionamiento los dos congeladores en los que almacena y conserva alimentos y sus productos de la huerta envasados, gracias a que un vecino le permitió engancharlos a su suministro eléctrico con un alargador. “Hai que facer de tripas corazón para tirar cara adiante. Sorte que non me pasou nada grave a min ni ao meu home e ao meu cuñado”, concluyó María Lorenzo.

La pobrense herida al desplomarse el techo de su casa pretendía repararla

Te puede interesar