Sólo 9 de los 154 alumnos del CEIP de Aguiño van a clase como protesta al quedarse sin un profesor fijo

Martín, junto a su padre y su hermana, fue de los pocos alumnos que acudió al colegio | C.R.
|

Tan sólo 9 de los 154 alumnos matriculados en el colegio “Heroínas de Sálvora”, de Aguiño, acudieron ayer a clase, coincidiendo con el inicio del curso escolar, pues los padres de los otros 145 decidieron no mandarlos. Fue la forma que tuvieron de protestar tras tener conocimiento en los últimos días, la mayoría de ellos el miércoles, de que la Consellería de Educación no cubrirá la plaza fija de un profesor que quedó vacante tras jubilarse su titular. El presidente de la ANPA, Jonny Romay, comunicó que esa plaza figura en el catálogo de personal docente del colegio para este curso, estaban convencidos que se iba a cubrir y todo se había planificado incluyendo esa plaza de profesor. Para tratar de revertir esa situación, solicitó una reunión con la inspectora de zona para abordar el asunto y la asociación no descarta promover todo tipo de movilizaciones. Por ahora, en el portalón de entrada y el cierre perimetral se colocaron pancartas reivindicativas, que también cuelgan de ventanas del centro.


Desde la Asociación de Pais e Nais de Alumnos (ANPA) del colegio aguiñense indicaron que tuvieron conocimiento de la referida situación el pasado viernes, y que tras reunirse la junta directiva se tomó el acuerdo de hacer un llamamiento a las familias para aconsejarles que ayer no llevasen a sus niños al centro educativo como una forma de demostrarle su desacuerdo con esa decisión al departamento que dirige Román Rodríguez, precisando que, además de que la comunicación oficial les fue trasladada “de xeito imprevisto, a última hora, e con pouca marxe de tempo para planificar actuacións ata o de agora”, ni se dignaron a justificársela para tratar de comprenderla.


Desde el colectivo que agrupa a los progenitores indicaron que tuvieron que recurrir a la red Abalar para transmitir el consejo a los padres para que no mandasen a sus hijos al colegio. Pero, además de tener poco tiempo, se encontraron con el problema de que los nuevos alumnos aún no disponen de esa herramienta, por lo que también echaron mano de las redes sociales y de medios de comunicación para ese mismo fin. Tras conocer el resultado de ese llamamiento, desde la directiva de la ANPA del centro educativo aguiñense indicaron que estaban muy satisfechos, precisando que incluso se habían superado sus previsiones más optimistas, y se sienten reforzados en su postura. Jonny Romay incidió en la idea de que los mayores perjudicados con estos recortes son sus hijos y anunció que en defensa de ellos “non nos imos quedar cos brazos cruzados”, y anunció que están dispuestos a movilizarse y llegar a donde haga falta para que reciban una educación de calidad.

Sólo 9 de los 154 alumnos del CEIP de Aguiño van a clase como protesta al quedarse sin un profesor fijo