El gran ejemplo que es Peppa Pig

Boris Johnson | efe
|

De un político se espera que sea capaz de salir de trances comprometidos. Es por todos sabidos que cuanto más alto sea su cargo, mayor número de personas tiene escribiéndoles discursos. Aún así, cuando los papeles fallan, lo normal es que sean capaces de capear el temporal y salir airosos. Por eso, en el Reino Unido no dan crédito a lo que hizo su presidente. Johnson perdió los papeles de su alocución ante los empresarios y solo se le ocurrió soltar un “maldita sea” y pedir a los allí reunidos que siguieran el ejemplo de “Peppa Pig”, a la que definió como un secador del pelo al estilo Picasso.

El gran ejemplo que es Peppa Pig