Una voz que Sánchez tendría que oír

Feijóo, en el centro, junto a otros participantes en el encuentro | EP
|

Es una lástima que los habitantes de España representados por sus presidente autonómicos en la Declaración de Compostela, Javier Lambán (Aragón-PSOE), Emiliano García-Page (Castilla La Mancha-PSOE), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León-PP), Guillermo Fernández Vara (Extremadura-PSOE), Concha Andreu (La Rioja-PSOE), Miguel Ángel Revilla (Cantabria-Partido Regionalista Cántabro) y Alberto Núñez Feijoo (Galicia-PP) solo representen al 24% de la población del país, por mucho que hagan lo propio por el 62% del territorio. Y es una lástima porque si representaran a más votantes seguro que al Gobierno se le ponían las orejas de punta ante la repercusión que podría tener un desplante. El caso es que todos esos responsables políticos se han reunido y han sido capaces de encontrar 35 puntos en los que están de acuerdo. Eso tendría que ser suficiente para que Pedro Sánchez se tomara un poco en serio esta reunión que no nace con vocación frentista. Todo lo contrario. Se trata de tender la mano y explicar lo que suponen cuestiones como la despoblación, la dispersión o el envejecimiento poblacional. Ahora solo falta que Sánchez lo quiera entender.

Una voz que Sánchez tendría que oír