martes 25.02.2020

PSOE y PP valoran una moción de censura en Catoira para apear al BNG de la Alcaldía

El conservador Iván Caamaño tiene en sus manos el futuro político de la localidad, como ocurrió en 
la investidura
El socialista Alberto García y el popular Iván Caamaño ayer en el paseo fluvial de Catoira | mónica ferreirós
El socialista Alberto García y el popular Iván Caamaño ayer en el paseo fluvial de Catoira | mónica ferreirós

El gobierno nacionalista de Catoira pende de un hilo. El Partido Socialista y el Partido Popular valoran la posibilidad de llevar a cabo una moción de censura que apearía a Xoán Castaño de una Alcaldía que consiguió el pasado mes de junio precisamente con el apoyo de los tres ediles conservadores. Los líderes de las dos formaciones, Iván Caamaño y el exalcalde Alberto García, comparecían públicamente por primera vez para criticar abiertamente la, según ellos, “deriva” de la gestión municipal. En el trato evidencian la buena sintonía que los une, más allá de las siglas y pese a que Caamaño fue muy duro con la gestión del socialista desde que accedió a la primera línea política.

“Faremos o que sexa necesario para beneficio dos veciños de Catoira”, zanjó García. Fue él mismo el que apuntó que “dende logo se esta deriva e este deterioro por parte de Xoán Castaño segue así teremos que actuar”. El líder popular catoirense manifestó por su parte que “lle demos a Castaño os 100 días de rigor, pero pasa o tempo e só vemos enchufismo, goberno de persoas alleas ao alcalde e un trato nefasto co resto dos membros da Corporación”.

Caamaño incide en que “non esperabamos isto” en el momento en que le dieron su apoyo al nacionalista para hacerse con la Alcaldía vikinga. “Esperabamos que un concelleiro que levaba 30 anos na oposición e presentándose varias veces á Alcaldía tivese máis coñecemento do que era isto”, insiste el conservador.

Según los dos responsables políticos no habría freno por parte de dos partidos claramente antogónicos (PSOE y PP) para llevar a cabo la expulsión de Xoán Castaño de la Alcaldía. “Nós estamos sempre en contacto coa dirección do partido e o que sempre se nos dixo é que temos que velar e traballar polo benestar dos veciños de Catoira”, explica Iván Caamaño. Es más, destaca que “nós se o PSOE mira por Catoira non imos ter ningún problema”.

Lo cierto es que ninguno de los dos líderes catoirenses habló de plazos para una posible moción de censura ni tampoco de si se trataría de un ejecutivo en solitario o de un bipartito de facto e inédito, en todo caso, en las comarcas arousanas.

La sombra de la moción de censura ha pendido sobre Catoira sobre todo a raíz de la no aprobación del Presupuesto que el equipo de Castaño presentó en el pleno del pasado 31 de diciembre. Un documento que, tal y como está, dicen PSOE y PP que es “inadmisible”. De hecho Alberto García va más allá y advierte que “se introduciron nese documento económico partidas que son totalmente fiticias. Non podemos aprobar iso”. Además lamentan ambos dirigentes que “non se nos chamara para absolutamente nada, nin sequera se nos facilite un local decente para facer o noso traballo de fiscalización como oposición en Catoira”.

La oposición del municipio vikingo critica el estado de “absoluto abandono” del paseo fluvial que llega a Valga

El socialista Alberto García y el conservador Iván Caamaño recorrieron ayer juntos parte del paseo fluvial que discurre por la zona de las Torres do Oeste y que llega hasta los límites con Valga para demostrar que está “totalmente abandonado polo goberno de Xoán Castaño”. Y es que a los dos dirigentes vikingos les molestó el hecho de que el regidor nacionalista se “sacase unha foto” con el edil de Turismo de Vilagarcía, Álvaro Carou, para promocionar la ejecución de una ruta fluvial de senderismo que uniría las dos localidades costeras. “O único que fai é vender fume”, explicaba Alberto García.

Socialista y popular señalaron que “non se limpa a madeira deste paseo e iso implica que se corra perigo de esvarar, porque este material require un mantemento”. Además manifestaron que “hai bancos rotos, varandas totalmente no chan e táboas levantadas”.

Para los líderes de los dos partidos de la oposición el principal problema de esta falta de mantenimiento radica en que “Castaño non quere contratar persoal e, claro, o que hai é insuficiente”.

García recordó que cuando era regidor de Catoira “sempre contratabamos a doce persoas ao ano. Primeiro a seis na primeira parte e logo outros seis e eran os encargados de realizar estas tarefas”.

También explican que no se echa mano de ningún convenio o ayuda para “poder contratar a través de plans de emprego” y que incluso hay un trabajador contratado mediante subvención de la Xunta para tareas en el rural que “non está destinado a este tipo de traballos, senón a outros”.

Según los dos responsables políticos en el Presupuesto prorrogado de 2019 si existía una partida reservada de 60.000 euros para la contratación de trabajadores, por lo que a su juicio no sería necesario aprobar el informe económico correspondiente a 2020 para ampliar la plantilla. “O que sospeitamos é que eses cartos os está destinando para o seu salario”, apuntó Iván Caamaño con respecto al actual regidor nacionalista.

De hecho inciden en que “non é normal que se estea a prometer unha senda nova cando a que existe está totalmente abandonada e a praia xa non é praia nin é nada porque a maquinaria da que se dispón non se utiliza ni se utilizou cando había que facelo”.

También inciden en que los viales del rural están también abandonados y adolecen de falta de limpieza.

PSOE y PP valoran una moción de censura en Catoira para apear al BNG de la Alcaldía
Comentarios