Arrancan las pruebas del acceso de vehículos a 10 kilómetros por hora en una peatonal de Ribeira

El periodo de pruebas de seis meses en el que, con carácter experimental, se va a permitir el acceso de vehículos en el tramo peatonal de la Rúa de Galicia

Arrancan las pruebas del acceso de vehículos a 10 kilómetros por hora en una peatonal de Ribeira
Operarios instalaron un letrero con las indicaciones del acceso a la peatonal
Operarios instalaron un letrero con las indicaciones del acceso a la peatonal

El periodo de pruebas de seis meses en el que, con carácter experimental, se va a permitir el acceso de vehículos en el tramo peatonal de la Rúa de Galicia comprendido entre la Praza Compostela y la Rúa Cristóbal Colón, en pleno casco de Ribeira, comenzó ayer, aunque siguen teniendo preferencia los peatones. Ello se autoriza para el desempeño de gestiones y actividades comerciales, y es posible después de que durante la mañana unos operarios de la brigada municipal de Obras y Servicios instalasen en la entrada desde la Rúa Romero Ortiz un letrero indicativo con las condiciones e indicaciones sobre su funcionamiento, en el que sobresale que la limitación de velocidad de paso es de 10 kilómetros por hora, la mitad del que solicitaban los comerciantes y vecinos en sus reivindicaciones. Se especifica que la salida es por la Rúa Cristóbal Colón.

De esta manera, los clientes de los establecimientos situados en ese tramo y en calles transversales podrán acceder con sus vehículos a las plazas de aparcamiento exprés, con límite de tiempo, durante un total de cinco horas diarias en jornadas laborales, de 11.30 a 14.00 y de 18.30 a 21.00 horas. Se trata del mismo horario  que rige para la carga y descarga. Para los residentes que precisen acceder con sus vehículos para acceder o salir de sus garajes o para realizar una parada no se mantiene dicha limitación. Una vez concluido el periodo de pruebas de seis meses, los grupos políticos con representación en la corporación municipal volverán a reunirse para analizar la situación y tomar las decisiones que estimen más oportunas. 

Fuentes municipales recordaron que esta acción se acordó el pasado 11 de abril en junta de portavoces municipales con la disensión do BNG, tras recibirse una petición expresa de algunos comerciantes de la zona afectada. Fueron estos últimos los que el pasado viernes se dirigieron al alcalde, Manuel Ruiz, para indicarle que la señalización que finalmente se instaló ayer aún no se había colocado el 1 de junio tal y como se había comprometido para que comenzase el referido periodo de pruebas, y que todavía permanecía la señal de prohibición de paso con una hoja en la que se exceptuaba a los garajes autorizados y a la clínica.