miércoles 30/9/20

BOIRO - El tutor de Joaquín Tubío sostiene que quienes piden su regreso a la casa natal abusaban de él

Después de que ayer se hiciera público que la asociación de vecinos Casota do Páramo lideró una recogida de firmas que se entregaron en un juzgado de Riveira para solicitar que un vecino, Joaquín Tubío González, de 53 años, pudiera regresar a su casa natal en la aldea de A Figueira, no se ha hecho esperar la reacción del tutor de esa persona, quien señala que la persona que tiene a su cargo, que es su hermano, tiene un retraso mental y un trastorno psicótico y que está legalmente incapacitado desde 2005, por lo que tiene que tener alguien que cuide de él.

Después de que ayer se hiciera público que la asociación de vecinos Casota do Páramo lideró una recogida de firmas que se entregaron en un juzgado de Riveira para solicitar que un vecino, Joaquín Tubío González, de 53 años, pudiera regresar a su casa natal en la aldea de A Figueira, no se ha hecho esperar la reacción del tutor de esa persona, quien señala que la persona que tiene a su cargo, que es su hermano, tiene un retraso mental y un trastorno psicótico y que está legalmente incapacitado desde 2005, por lo que tiene que tener alguien que cuide de él. Además, puntualiza que quienes reclaman su regreso a la citada aldea de Cures abusaban de él, usándolo como esclavo o mano de obra gratis, “pues a cambio le daban vino, algo que debido a su situación le hace mucho mal”.
Otro detalle que apuntaron fuentes próximas a este tutor es que esa gente llamaba desde el teléfono de casa de Joaquín Tubío incluso al extranjero, “pero ahora se les acabó el chollo y por eso reclaman, saltándose a la torera a la autoridad judicial”, puntualizó. No entiende como puede haber alguien que se atreva a pedir que lo manden para su casa en A Figueira, pues si le ocurre algo la responsabilidad va a recaer sobre él. Añadió que una jueza fue la que, atendiendo a un informe de la médico forense y una exploración judicial, ordenó su ingreso hospitalario  para una evaluación y control médico, y que los vecinos que reclaman que vuelva a su casa natal desconocen el contenido de los informes de los facultativos.
Esas mismas fuentes añadieron que el internamiento del paciente se siguió para suministrarle el tratamiento que precisaba, pero al recibir el alta se lo llevó para su casa en Boiro para hacerse cargo de él, pues es la única manera de que pueda seguir medicándose, además de que se comporta como un menor.

Comentarios