viernes 28.02.2020

El entorno donde aparecieron tres perros muertos suele registrar sucesos extraños

La aparición de tres perros muertos en una balsa de agua usada en la extinción de incendios y que se ubica en As Chans das Flamas, en un monte de la parroquia boirense de Cures.

Un mastín apareció muerto y mojado fuera de la balsa y los otros dos, de caza, estaban descompuestos en el agua
Un mastín apareció muerto y mojado fuera de la balsa y los otros dos, de caza, estaban descompuestos en el agua

La aparición de tres perros muertos en una balsa de agua usada en la extinción de incendios y que se ubica en As Chans das Flamas, en un monte de la parroquia boirense de Cures, que los denunciantes sospechan que pudieron morir en trampas ilegales o envenenados, generó infinidad de reacciones en contra. Pero, parece que no eso no se va a quedar ahí, pues según relataron algunos vecinos de Noceda y Sabuceda a miembros de protectoras y colectivos animalistas no se trata de algo aislado, pues señalan que ya se registraron otros similares, como episodios de malos tratos, muertes de animales en extrañas circunstancias y la presencia de restos de cadáveres de reses por medio de la aldea. Y agregaron que el primer sitio en el que buscan cada vez que les desaparece un animal es ese tanque de agua, lo cual ya da mucho que pensar. De hecho, el martes aparecieron otros dos huesos -uno era una rótula- flotando en el ese pozo, y se cree que pueda haber más en el fondo.
La presidenta de la sociedad protectora de animales Arca, Luisa Santos, están convencidos de que los animales no cayeron de forma accidental en esa balsa de agua situada junto al paso de Lidón, sino que sostiene que alguien los arrojó a ella. Desconoce si estaban vivos o muertos cuando pasó eso, pero algunos indicios, como marcas en el cuello y sangre en la boca, le hacen pensar que estaban fallecidos, posiblemente al ser atrapados en los lazos o cepos ilegales que se colocan para capturar lobos o jabalíes, o que pudieron ser envenenados. Estas son algunas hipótesis que se barajan en las investigaciones que desde ayer realiza el Seprona, que trasladó a los tres canes ayer por la tarde a la clínica veterinaria Rof Codina, en Lugo, para practicarles las respectivas necropsias, que determinarán las causas de sus fallecimientos, que posiblemente tarden algunos días en saberse.
Mónica Pérez, de Vox Ánima, indicó que el hecho de que tuvieran las patas destrozadas, con las uñas gastadas, podría hacer pensar en posibles intentos de los canes para salir del estanque, pero no encontraron marcas que lo corroborasen en las paredes de cemento. Y puntualizó que la altura del agua, casi al borde de la balsa, no les habría dificultado la salida si estuvieran vivos. Luisa Santos detalló que los dos perros que se encontraron en avanzado estado de descomposición en el citado estanque -de caza y con microchip- los llegaron a tener en su refugio hasta que hace una semana se les escaparon a los voluntarios que los sacaron de paseo. En un principio pensaron que volverían a las pocas horas a los caniles, sobre todo por comida, como era habitual. Pero, al no volver, empezaron a hacer batidas y a avisar a sus colaboradores por si los veían, hasta que  aparecieron el martes a unos 4 kilómetros de donde se les perdió la pista. Sobre el que se localizó mojado al lado de la balsa de cemento dijo que era un mastín, pero se desconoce su dueño al no llevar ninguna identificación.

Comentarios