miércoles 18.09.2019

Un conductor triplica la tasa de alcoholemia en un accidente en Os Mosqueiros con daños en casas

Los vecinos tardaron media hora en avisar del siniestro debido a que creyeron que ya alertara alguien al 112

Un Peugeot 206 quedó encajado en un hueco entre casas y la carretera | Chechu Río
Un Peugeot 206 quedó encajado en un hueco entre casas y la carretera | Chechu Río

El conductor de un vehículo implicado en un accidente de tráfico registrado a primera hora de la mañana del viernes en la carretera provincial DP-7307, de Ribeira a Aguiño por Castiñeiras, a su paso por el kilómetro 1,700, en el lugar de Os Mosqueiros, triplicó la tasa máxima de alcoholemia permitida. Concretamente, en la primera prueba a la que fue sometido dio un resultado de 0,84 miligramo de alcohol por litro de sangre y en la segunda 0.76. Por ese motivo, la Guardia Civil de Tráfico del destacamento de Santiago le imputó un delito contra la seguridad viaria y lo citó para un juicio rápido que tendrá lugar este martes en los juzgados de Ribeira.

El accidente se registró cuando el Peugeot 206, que era conducido por el aguiñense A.M.D., de 25 años, se salió de su carril al dar una curva a la derecha y, tras invadir parcialmente el carril contrario, derrapó para luego volver al margen derecho de la calzada e impactó contra la fachada de una vivienda, en la que causó importantes daños en la puerta y su entorno. El vehículo siniestrado salió rebotado y fue a parar al margen contrario, quedando apoyado en un muro de escasa altura y encajado en un espacio entre unas casas y la carretera y que está situado a un nivel inferior. 

Parece ser que aunque el accidente ocurrió a las ocho y diez de la mañana y que al lugar acudieron varias personas del entorno, no fue hasta media hora después en que se dieron cuenta que nadie avisará del suceso y fue entonces cuando una vecina a puso los hechos en conocimiento del 112. Hasta el lugar del accidente se movilizó una ambulancia del 061 Galicia, que trasladó al Hospital do Barbanza de la víctima por precaución, aunque no parecía presentar heridas de gravedad.

También acudieron efectivos de la Policía Local, que se encargaron de adoptar las primeras medidas en el lugar, como fueron la regulación del tráfico rodado y la realización al conductor de las pruebas pertinentes, y varios agentes del destacamento de Santiago de la Guardia Civil de Tráfico, que tratan de aclarar si además de la alcoholemia positiva también influyó en ese accidente un posible exceso de velocidad. Según algunas fuentes, el automovilista reconoció a los agentes que trabaja de camarero en un local hostelero y que había estado tomando unas copas.

Comentarios