Denunciado un padre acusado de un delito de maltrato continuado a su hija ribeirense de 16 años

Una ribeirense acudió a última hora de la mañana de ayer con su hija de 16 años al cuartel de la Guardia Civil de Noia para presentar una denuncia contra el padre de la chiquilla  .

Denunciado un padre acusado de un delito de maltrato continuado a su hija ribeirense de 16 años
La niña sufrió la rotura de un pómulo y dos dientes y le pusieron tres puntos en la ceja
La niña sufrió la rotura de un pómulo y dos dientes y le pusieron tres puntos en la ceja

Una ribeirense acudió a última hora de la mañana de ayer con su hija de 16 años al cuartel de la Guardia Civil de Noia para presentar una denuncia contra el padre de la chiquilla por un presunto delito continuado de maltrato o violencia doméstica. Según relató la progenitora a este periódico, los hechos que motivaron la denuncia ocurrieron en torno a las cinco de la tarde del martes cuan do la niña se encontraba en la casa de la familia paterna en la parroquia de Xuño (Porto do Son), en donde indicó que la tienen incomunicada y le retiraron el teléfono móvil. Añadió que la chiquilla había cogido a escondidas el celular y se encerró en el baño para hablar con una amiga, pero que el padre empezó a aporrear la puerta y pretendía echarla abajo si no se lo entregaba. Fue entonces cuando la niña se asustó, abrió la puerta y le dio el terminal telefónico.
La madre relató que su hija fue hasta la cocina, hasta donde la siguió su padre bastante nervioso, y cuando se dispuso a ir hasta otra sala para hacer sus deberes de Biología “fue cuando la cogió por el pelo, la tiró hacia atrás y comenzó a propinarle puñetazos en la cara, ensañándose con ella”. Precisó que la niña tiene gafas y que se las rompió y que, pese a que estaba sangrando de manera abundante, continuó golpeándola.

La denunciante agregó que su abuela paterna quiso mediar, pero empezó a hablarle mal de su familia materna, especialmente de su abuelo fallecido hace tres años, y a reñir a la niña por “provocar a su padre”, aunque la madre de la chiquilla sostiene que “es muy miedosa y evita conflictos y no faltó al respeto a su padre”. Y señaló que su hija se puso nerviosa y echó mano del teléfono inalámbrico para llamar al 061, donde tras explicarle lo ocurrido enviaron a la Guardia Civil. La ambulancia la llevó al hospital, donde le pusieron tres puntos de sutura en una ceja y tenía roto un pómulo y dos dientes. Estaba previsto que ayer la operasen de urgencia de la rotura del maxilofacial, pero no se pudo al tener una hemorragia interna. Está previsto que esta mañana acuda al juzgado noiés para una exploración. Al parecer, la niña le dijo a su madre que ya sufrió hechos similares antes, pero que no lo denunció por ser su padre.