martes 22/9/20

Detenido un vecino de Palmeira por desobediencia a la autoridad y que se negó ocho veces a hacer la prueba de alcoholemia

La Policía Local de Ribeira acudió a un aviso por un coche que circulaba a gran velocidad por la zona portuaria de Palmeira
La Policía Local de Ribeira acudió a un aviso por un coche que circulaba a gran velocidad por la zona portuaria de Palmeira

La Policía Local detuvo ayer a un vecino de Palmeira, M.S.G., de 49 años, en el entorno portuario de esa parroquia ribeirense por desobediencia y resistencia reiterada a los agentes de la autoridad. Fue en torno a las nueve y media de la noche cuando los agentes municipales recibieron una llamada en la que se alertaba de que un vehículo Mercedes circulaba a gran velocidad por la zona del muelle palmeirense, causando un gran temor entre los presentes,teniendo incluso que apartar algunas mesas de las terrazas de locales hosteleros. Una vez en el lugar, los policías observaron que varios viandantes tenían retenido al lado del coche al automovilista, que presentaba una conducta y apariencia que evidenciaban que se encontraba bajo efectos de bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes, y que consiguieron hacerse con las llaves del mismo con la finalidad de evitar que se volviera a subir al mismo y conducirlo.

La dotación policial requirió en varias ocasiones la documentación personal y del vehículo al conductor, que hizo caso omiso hasta que, varios minutos después, la facilitó "pero sen cesar na súa agresividade, ameazas, insultos e desafío aos axentes e resto de persoas presentes", precisaron fuentes municipales. Los agentes municipales le comunicaron a ese hombre que estaba detenido por desobediencia, le leyeron los derechos que le asisten y lo condujeron al coche patrulla. Ese individuo mostró una constante resistencia y fue necesaria la intervención de hasta tres efectivos policiales para conseguir reducirlo e introducirlo en el coche policial, resultando herido uno de los agentes durante el forcejeo. "Unha vez no interior, estivo propinando golpes e patadas ao vehículo e insultando e ameazando aos axentes durante todo o traxecto ata as dependencias da Policía Nacional", indicaron las mismas fuentes municipales. Una vez en la comisaría, el detenido fue requerido hasta en ocho ocasiones para la realización de las pruebas de alcoholemia, pero se negó en todas ellas.