miércoles 27.05.2020

El Ejecutivo pobrense impulsa la ampliación de las dependencias del consistorio por 180.000 euros

Se sufragará con el remanente del 2017, al igual que las obras de restauración en la Torre de Bermúdez por 73.378 euros

La zona en la que se habilitarán nuevos despachos está junto la cristalera | Chechu Río
La zona en la que se habilitarán nuevos despachos está junto la cristalera | Chechu Río

El alcalde pobrense, Xosé Lois Piñeiro, dio a conocer ayer el anteproyecto para la ampliación y mejora de la eficiencia energética en la casa consistorial con una inversión que ronda los 180.000 euros, una actuación aprobada por el pleno de la corporación y que se financiará con el remanente de tesorería de 2017. El edil Miguel Alamancos detalló que la ampliación responde a la necesidad de contar con más espacio en los que ubicar al nuevo personal contratado y que presta sus servicios en dicho edificio. La parte en la que se habilitará más espacio se sitúa en una zona diáfana que hay en la primera planta del edificio nuevo, que se comparte con el juzgado de paz, y  que está junto al un gran ventanal  Para ello se va a hacer una modificación para lo que será necesario construir una placa divisorias en donde ahora hay un hueco, para luego dividir el espacio resultante en tres o cuatro despachos.
Respecto al ahorro energético, la concejala Genoveva Hermo indicó que se van a acometer obras relacionadas con el envolvente térmico del edificio para aislarlo del exterior, ya que “se escapa o calor por todas partes”, precisó. Para ello se actuará en paredes con aislamientos y la sustitución de ventanas y en el acceso principal del Concello se instalará una segunda puerta para contrarrestar que la existente está siempre abierta. En este sentido, precisó que además de un ahorro energético se reducirá la contaminación.
Otro anteproyecto presentado ayer y que está a la espera de obtener los permisos de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, es el que se pretende realizar en la Torre de Bermúdez y de la casa contigua que en su día fue almacén de sal, por un importe de 77.378 euros. Se quiere actuar en todas las fachadas para cambiar el encintado de cemento por entender que perjudica a la piedra y a la impermeabilización de esos inmuebles, y se pondrá otro de cal. Y se procederá a eliminar la vegetación que puede afectar a la piedra y causar desprendimientos. l

Comentarios