martes 25.02.2020

El fuerte viento destroza un cruceiro en A Pobra y derriba farolas en Palmeira

El paso de la ciclogénesis Gong por la comarca barbanzana dejó un buen reguero de incidencias, que en su gran mayoría se debieron más a las fuertes rachas de viento que azotaron la zona por momentos que a la lluvia. 

una torreta de iluminación del antiguo campo de fútbol de palmeira fue tumbada por el riesgo de caer en la vía  chechu río
una torreta de iluminación del antiguo campo de fútbol de palmeira fue tumbada por el riesgo de caer en la vía chechu río

El paso de la ciclogénesis Gong por la comarca barbanzana dejó un buen reguero de incidencias, que en su gran mayoría se debieron más a las fuertes rachas de viento que azotaron la zona por momentos que a la lluvia. Las más llamativas fueron la destrucción del cruceiro de Abuín, en el núcleo rural pobrense de San Isidro, y que según los lugareños tiene más de 150 años de antigüedad. Una violenta ráfaga de aire tumbó ese monumento eclesiástico, que rompió por la base de la vara y que quedó echo añicos, especialmente su parte superior, al golpear contra el pavimento de asfalto. Sucedió a las diez de la mañana y hasta el lugar se desplazó una patrulla de la Policía Local, que elaboró un informe, y el capataz de la brigada municipal de Obras, José Manuel Casais, que recogió del suelo las piezas más interesantes para su conservación. Al parecer, la piedra con la que se construyó esa pieza es bastante frágil.

Una hora después, otra fuerte racha de viento derribó un muro y una viga de una antigua fábrica de salazón en el tramo final de la Rúa Venecia, y todo ello fue a parar a la calzada, llegando a ocupar todo lo ancho de un carril. Una brigada municipal se encargó de retirar esos escombros. Y al mediodía, esos mismos medios, junto con un electricista, los agentes municipales y el concejal Andrés Millán acudieron a una llamada que alertaba de un pino caído sobre el tendido eléctrico en Lesón y que atravesó todo lo ancho de la pista que cruza por ese lugar. Y a la una y media de la tarde, el 112 Galicia alertó de una inundación en el bajo del chiringuito de A Curota.

El viento también tumbó en el antiguo campo de fútbol de Palmeira un poste metálico de más de 15 metros de longitud de una torreta de iluminación con dos grandes pantallas de luz en su extremo superior y otro foco en su mitad, según informaron los bomberos del parque de Riveira. El báculo estaba apoyado sobre el tendido telefónico y el muro perimetral de ese antiguo recinto deportivo, y ya que existía el riesgo de que se precipitase sobre la carretera, se optó por utilizar una pala para tumbarlo hacia el interior del terreno de juego.

También se produjo una situación de riesgo al desprenderse el sombrerete de una chimenea de un edificio a la Praza Uxío Novoneyra, pero no llegó a golear a nadie, mientras que la caperuza de otra tuvo que ser asegurada pues corría la misma suerte. Y el viento derribó un portón del muro exterior del campo de hierba artificial de A Fieiteira.

Comentarios