domingo 20/9/20

Explosionan una máquina de bebidas en Xenxides y se llevan la recaudación

Los propietarios del establecimiento Casa Arturo, en el lugar de Xenxides, en la parroquia ribeirense de Oleiros, se despertaron sobresaltados en torno a las cinco de la madrugada de ayer al escuchar una fuerte explosión.

La explosión destrozó por completo la máquina expendedora de bebidas de Casa Arturo, en el lugar de Xenxides | Chechu Río
La explosión destrozó por completo la máquina expendedora de bebidas de Casa Arturo, en el lugar de Xenxides | Chechu Río

Los propietarios del establecimiento Casa Arturo, en el lugar de Xenxides, en la parroquia ribeirense de Oleiros, se despertaron sobresaltados en torno a las cinco de la madrugada de ayer al escuchar una fuerte explosión. La violenta y ruidosa detonación hizo que algunos pensasen que se trataba de una bombona, pero también sospecharon que pudiera ser un coche empotrándose contra su edificio. Nada más salir a mirar por la ventana se despejaron sus dudas, al comprobar que se trataba de la máquina expendedora de bebidas que está ubicada en la fachada de su negocio hostelero y de la que salía bastante humo. Alguien la hizo explosionar, dejándola inservible y saliendo despedidos numerosos trozos de la misma al otro lado de la carretera, incluso a más de 15 metros de distancia. Aunque no vieron a nadie, el hecho de que faltase el dinero de la recaudación les hace pensar que se trató de un robo.
De manera inmediata, los dueños de Casa Arturo llamaron a la Policía Nacional, que envió a una patrulla hasta el lugar y que acordonó la zona alrededor de la máquina expendedora para que nadie tocase nada a la espera de que, en torno a las ocho de la mañana, llegase la unidad científica de la comisaría para recoger huellas y pruebas que permitan avanzar en la investigación sobre la autoría de los hechos. El que los ladrones reventasen la máquina utilizando un explosivo no descarta que fuera un simple petardo que, introducido en una zona concreta, puede provocar una onda expansiva como la que se produjo en Xenxides. En cuanto al botín que se llevaron, ayer todavía no se realizara un recuento, pero se calcula que no debía tener mucho dinero dentro pues, pese a que se trata de una máquina que funciona bastante bien, se había recogido la recaudación hacia unas cuantas horas. 
Los dueños indicaron que pese a que se trata de un negocio que lleva abierto varias décadas -en tiempos de la Guerra Civil funcionó como horno y servía para repartir el pan de la cartilla de racionamiento e incluso funcionó como estafeta de correos- y por el que ya pasaron tres generaciones de su familia, nunca había sufrido robos. Pero, recordaron que la máquina expendedora ya sufrió daños en alguna ocasión, “pois quedaba esnaquizada como consecuencia da saída de vía de vehículos, que acaban ‘aparcados’ na acera que hai diante do bar”.
Corrubedo 
El robo del dinero de la recaudación de la máquina expendedora de bebidas en Casa Arturo no fue el único suceso de esas características registrado en la madrugada de ayer, pues el restaurante del camping Valverde también recibió la visita de los amigos de lo ajeno. Sus dueños se enteraron de lo ocurrido cuando fueron a abrir las instalaciones a las ocho de la mañana. Al parecer, los ladrones rompieron el cristal de una ventana para poder abrirla por dentro y una vez en el interior usaron una palanca para abrir la máquina expendedora de chocolatinas y productos similares y se llevaron el dinero. También trataron de forzar la máquina del tabaco, pero no lo consiguieron, por lo que la acabaron tirando al suelo y echaron mano al dinero que saltó de la caja y cajetillas a las que tuvieron acceso. Se da la circunstancia de que este negocio ya fue asaltado hace tres semanas, cuando los cacos trataron de abrir a golpes la tragaperras pero, al no conseguirlo, acabaron llevándosela. Por el momento no se produjeron novedades sobre la desaparición de esa máquina. l

Comentarios