sábado 21.09.2019

La Fiscalía pide prisión permanente revisable por violar y matar a Diana

Describe que O Chiclé la abordó, se abalanzó sobre ella y la redujo a la fuerza con el fin de atentar contra su libertad sexual

La Fiscalía cree que “O Chiclé” mató a Diana tras violarla y pide prisión permanente
La Fiscalía cree que “O Chiclé” mató a Diana tras violarla y pide prisión permanente

La Fiscalía está convencida de que el rianxeiro José Enrique Abuín, alias “O Chiclé”, secuestró en la madrugada del 22 de agosto de 2016 en A Pobra a Diana Quer con el fin de atentar contra su libertad sexual. Así se desprende de su escrito de calificación de los hechos en el que solicita para el investigado la prisión permanente revisable -ya lo hizo la acusación particular que ejerce la familia de la malograda joven madrileña,- por un delito de asesinato con alevosía, ensañamiento y ocultación de su cadáver para evitar que lo descubrieran, y libertad vigilada por cinco años. También pide para él 12 años de cárcel por agresión sexual y libertad vigilada por 10 años, y otros 20 años por detención ilegal. Tampoco podrá aproximarse ni comunicarse con los padres y hermana, ni residir en A Pobra y estará obligado a participar en un programa de educación sexual. Y le pude que indemnice a los padres con 254.000 euros y a la hermana con 35.000 euros.

El Ministerio Público relata que “O Chiclé” salió de su domicilio en Rianxo conduciendo su Alfa Romeo 166 y se dirigió a la Rúa Venecia y Paseo do Areal, en A Pobra, donde fijó su atención en Diana Quer, que a las 2.28 horas había iniciado el regreso a pie a su residencia vacacional en el Alto de Cabío e iba absorta y ajena a lo que sucedía, enviando mensajes de WhatsApp desde su iPhone 6. Sostiene que en ese momento la vio el acusado y aprovechó “una zona de parque apartada, despoblada y escasamente iluminada, y por la que a esas horas nadie circulaba, con naves abandonadas” para seguirla en su coche y la acechó hasta llegar al sitio más apropiado para abordarla y aprehenderla “con la finalidad de agredirla sexualmente”. Y añade que él, consciente de que nadie podría auxiliarla, le cortó el paso con su coche al tiempo que le dijo “morena, ven aquí”. La fiscal recuerda que ese mensaje se lo mandó a un amigo de Madrid junto con otro en el que le decía que se estaba “acojonando” Y añade que consta que la adolescente intentó hacer una llamada a las 02.44 horas, última comunicación voluntaria de ella y que no obtuvo respuesta. 

“Fue en ese momento cuando el acusado, actuando con el propósito de privarla de libertad de movimientos y de comunicación y de atentar contra su libertad sexual, abordó y se abalanzó violentamente sobre Diana, reduciéndola por la fuerza, sin que ella pudiera hacer nada para impedir el ataque, al hallarse sola e indefensa”, señala la Fiscalía. Advierte que “O Chiclé” le arrebató su teléfono móvil para evitar que pidiera ayuda y quedase desprotegida, al tiempo que la arrastró a su vehículo y la introdujo en su maletero, “donde la maniató de pies y manos con bridas y amordazó con cinta adhesiva, anulando cualquier posibilidad de escapatoria, teniéndola el acusado totalmente a su merced”, precisó.


 El Ministerio Público indicó que luego se alejó de allí a gran velocidad por la Autovía do Barbanza hacia Padrón, arrojando desde su coche en marcha el móvil de Diana cuando cruzaba el puente de la AG-11 sobre la ría arousana, para que no localizasen la situación de la joven con dispositivos de tráfico de repetidores, conexiones de datos y localización GPS. Añade que salió de la autovía para dirigirse al “destino decidido” por el acusado para consumar su propósito de atentar sexualmente contra la joven, una nave abandonada desde hace años en Asados, “de sobra conocido por el acusado al hallarse próximo al domicilio de sus padres y haberlo frecuentado con asiduidad para sustraer mobiliario de sus almacenes, por lo que conocía que era un lugar aislado y solitario, que no tenía vigilancia, conociendo los accesos a la nave y que ésta estaba abierta y sabiendo que contaba con camas y colchones en desuso, pero que eran adecuados para sus fines libidinosos”, que a su juicio eran consumar su acción de violarla.

La Fiscalía detalla que desde que el acusado introdujo a Diana en el maletero de su vehículo, dejándola “indefensa, incomunicada y atemorizada”, manteniéndola 25 minutos encerrada, atada y amordazada en un lugar de escasas dimensiones para un cuerpo humano y en contra de su voluntad, con la finalidad de arrastrarla hasta “el espeluznante sótano de una nave abandonada”, en donde la tuvo tiempo suficiente -una hora (desde las 03:09 a las 04:09 horas)- “para satisfacer su apetito sexual, prolongó su sufrimiento y dolor, sometiéndola a una situación de horror y terror extremas”.

Comentarios