viernes 4/12/20

El impuesto de circulación se redujo un 8,5 % en Ribeira desde hace 5 años

Si se tiene en cuenta que en ese mismo periodo tampoco se aplicó la subida del IPC, el ahorro para los bolsillos es de un 15%
La tasa por la reserva de vía pública por los taxis se suspende durante 2021 | Chechu Río
La tasa por la reserva de vía pública por los taxis se suspende durante 2021 | Chechu Río

La corporación local ribeirense dio luz verde una vez más, y ya van cinco años consecutivos, a una modificación de las ordenanzas fiscales con la finalidad de tratar de minorar la carga impositiva que sufren sus vecinos. De esta manera volverán a estar congeladas las subidas de las tasas e impuestos municipales, pues no se aplicará nuevamente la subida del IPC. El alcalde, Manuel Ruiz, indicó que el impuesto de circulación de vehículos incluso vuelve a sufrir una rebaja, esta vez del 3%, con lo que sumado a la reducción de años anteriores la rebaja alcanza el 8,5%, y si se tiene en cuenta que no se aplicó la subida del IPC los ribeirenses se ahorrarán un 15% (26.000 euros). “Un imposto que era el máis alto da comarca xa é máis baixo que nalgún deles”, precisó el mandatario.

Además, se incluyó por urgencia, que fue respaldada por todos los grupos municipales, la inclusión de una disposición transitoria por la que se suspende en 2021 la ordenanza fiscal reguladora de la tasa por reserva de la vía pública para aparcamientos exclusivos, con la finalidad de reactivar la actividad de los taxistas con motivo de la situación derivada de la Covid-19, tal y como le solicitaron estos profesionales. Esta medida supondrá que las arcas municipales dejarán de recaudar por ese concepto 1.458 euros, una cifra que aunque afectará al cumplimiento de la estabilidad presupuestaria se considera que es poco significativa. A esta medida hay que añadir que el próximo año se mantendrá la exención de la tasa de terrazas de hostelería, lo que supondrá que dejará de ingresar 35.000 euros. Además, varios miembros de la corporación municipal indicaron que el tipo impositivo del IBI (catastro) se mantiene un año más en el 0,4%, que es el mínimo legal. 

Durante el debate de esta propuesta de modificación de las ordenanzas fiscales volvió a salir a relucir la nueva tasa de depuración, que está afectando mucho a los bolsillos de los ribeirenses, por lo que el portavoz del BNG, Xosé Vázquez, emplazó al alcalde a continuar en la línea iniciada para reducir esa tasa ligada al consumo del agua, lo que supone que para un consumo de 30 metros cúbicos se tengan que pagar 6 euros más al mes (18 euros en cada recibo trimestral). Ruiz Rivas anunció que en noviembre pretende sacar a licitación el contrato del servicio de saneamiento, bombeos y depuración para que lo lleve una empresa, y prevé que el precio será más bajo que si lo gestionan dos compañías, como sucede ahora, por lo que espera que se pueda bajar la tasa un 5%. El alcalde vaticinó que el próximo año va a ser “terrible” para el Concello, pues no está recaudando como antes, y puso de ejemplo los alrededor de 400.000 euros que está dejando de ingresar al año por actividades deportivas.

Herminia Pouso, edila del PBBI, recordó que su grupo municipal votó en contra de esa tasa de depuración a la que se refirió Vázquez Cobas, y que le planteó al Gobierno local que realizasen una revisión del estudio de costes. Le reprochó a la formación frentistas que esa tasa salió adelante “coa súa venia”, y agregó que ahora es la que “lle está sacudindo moi duramente o peto aos ribeirenses”. Luego se dirigió a los miembros del Ejecutivo para decirles que pueden estar diciendo que la tasa del agua sigue igual, “pero cando lle chega o recibo aos veciños sácanlle máis cartiños ao peto dos ribeirenses”, precisó.

Comentarios