domingo 17/1/21

Tres jóvenes se cruzan denuncias por lesiones tras enzarzarse en una pelea

Se sentarán mañana en el banquillo de los acusados de la sede judicial ribeirense para responder por hechos del 22 febrero de 2020
El juicio se celebrará mañana en los juzgados de la capital barbanzana | Chechu Río
El juicio se celebrará mañana en los juzgados de la capital barbanzana | Chechu Río

Una de las salas de vistas de la sede judicial ribeirense acogerá mañana un juicio contra un muchacho de 18 años con domicilio en la capital barbanzana y dos hermanas de 22 y 28 años también vecinas de Ribeira, que se cruzaron denuncias por unas lesiones, mientras que la causa contra otro quedó archivada por ser menor de edad en el momento de los hechos. Los daños físicos que presuntamente causaron o sufrieron se produjeron en el transcurso de una reyerta que tuvo lugar en torno a las cinco de la madrugada del 22 de febrero del año pasado, en plena celebración del Carnaval, tanto en el interior de un local hostelero de la zona de Bandourrío como en su exterior.

Se trató de un suceso para el que se solicitó la presencia de las Policía Local y Nacional, pues la persona alertante indicaba que un grupo de chicas estaba siendo agredido por unos jóvenes. Al llegar, los agentes se encontraron con gente gritando y pidiendo ayuda, y se aproximaron a dos mujeres que estaban muy nerviosas y que manifestaron que acababan de ser agredidas e insultadas por tres varones, precisando que las tiraron al suelo, teniendo que ser ayudadas por otras personas que estaban en el lugar. Como les precisaron que esos jóvenes aún estaban en el lugar, los policías procedieron a la localización de los presuntos agresores -como no llevaban documentación fueron llevados a la comisaría para su identificación-, a los que las víctimas señalaron y reconocieron “sin ningún género de dudas”.

Una de las chicas que denunció ser víctima de la agresión manifestó que se encontraba con un grupo de amigas para dirigirse a un local de copas y fue entonces cuando un muchacho se dirigió a ella y le hizo indicaciones de que le gustaba a un amigo, a lo que ella le respondió que no quería tener relación alguna con él y que se iba para casa, pero se refugió en un local para de ellos. La denunciante indicó que ese joven empezó a alterarse y que le espetó que “eres una mentirosa”, y que seguidamente se aproximaron los otros dos muchachos que le acompañaba y una mujer “en actitud agresiva y violenta” para reprocharle su actitud, y fue entonces cuando la empujaron e increparon. Entonces, detalló que como estaba asustada y llamó a la Policía. Entonces, entró en escena un hombre que le pidió que depusiera su actitud de llamar a las fuerzas de seguridad, ya que a su juicio se trataba de una mera discusión de borrachos.

La chica también llamó a su madre, que contactó con su otra hija y le pidió que acudiera en auxilio de su hermana. Poco después de llegar la empezaron a increpar y empujar, creándose una nueva discusión y la tensión aumentó en el local. Fue entonces cuando un camarero se dirigió a los implicados en la pelea para indicarles que salieran a la calle. Una vez estaban fuera, el tono de la discusión aumentó. Las hermanas denunciantes indicaron que uno de los chicos las agarró del cuello y las tiró al suelo, lo que provocó la intervención primero de un hombre que podría ser el portero del local, pero no logró que la pelea continuase. Una persona disfrazada de Spiderman  se metió en la reyerta para tratar de separar a los implicados, pero también increpó al presunto agresor y le pidió que cesase en su actitud, y en ese momento llegaron las patrullas policiales.

 La versión del joven denunciado difiere bastante de lo que indicaron las hermanas, pues indicó que cuando estaba de fiesta con su hermano y un amigo  cuando uno de estos dos últimos se dirigió a un grupo de chicas para indicarle a una de ellas que era muy guapa pero, pese a que se lo había dicho como un halago, ella se sintió ofendida, y que acto seguido se dirigió a él y a sus acompañante  indicándoles que “sois unos machicas” y les invitó a volver a su país. Añadió que para evitar que la situación fuera a peor se metió en el bar, pero que luego apareció una mujer en actitud nerviosa y agresiva y empezó a increparle a él y a su grupo de amigos, y volvieron a salir del local. Una vez estaban en la calle, una de las chicas les advirtió que había llamado a la Policía, pero que ellos no querían problemas e intentaron abandonar el lugar, pero que uno de ellos fue agarrado por una de ellas, que le rompió la cazadora y la camiseta, y que se la sacó de encima empujándola.

Comentarios