miércoles 24.07.2019

Uno de los más ilustres veleros de la Regata Vuelta al Mundo quedó varado en el puerto de A Pobra

El velero “Fisher & Paykel” quedó varado en el puerto tras bajar la marea | Chechu Río
El velero “Fisher & Paykel” quedó varado en el puerto tras bajar la marea | Chechu Río

El velero Fisher & Paykel, uno de los más ilustres participantes en la Regata Vuelta al Mundo y en la Volvo Ocean Race, quedó varado a última hora de la mañana de ayer en el puerto de A Pobra. Este barco, un Maxi IOR de 25 metros de eslora, con un monumental palo de mesana, actualmente capitaneado por Quino Quiroga, experto navegante y regatista, que va acompañado por otros tres tripulantes, a los que se suman otros por etapas, zarpó el pasado 1 de junio de su puerto base de Morro Jable, al sur de la isla canaria de Fuerteventura, para dirigirse hacia Islandia, realizando escalas en diferentes puertos que se va encontrando en su singladura. Curiosamente, en una de sus paradas en Sotogrande ya vivió por duplicado una experiencia similar al varamiento, lo que retrasó su salida para continuar la aventura, como le pasó ayer.
Aunque su habitual navegación oceánica le suele llevar a la isla de Madeira, para luego regresar, en lo que es una aventura de más de 1.200 millas náuticas, en esta ocasión, Quino Quiroga, se decantó por esta ruta pues quiere disfrutar del país islandés, pero también de cada localidad en la que hacen escala. Indicó que llegaron en la noche del martes a la villa pobrense y que, tras descansar, fueron a conocer sus atractivos, que “nos maravillaron”. Al querer disfrutar al máximo del lugar, incluyendo su riqueza gastronómica, retrasaron una hora el momento de repostar y, tras llenar los depósitos de combustible y agua, la marea ya había bajado. Quedara un calado inferior a dos metros, con lo que la orza y el casco no contaban con la holgura suficiente para poder navegar, por lo que permaneció varado hasta primera hora de la noche de ayer, en que con la marea llena ya se dieron las condiciones para retomar su viaje.
El velero Fisher & Paykel fue construido en Nueza Zelanda con materiales compuestos a base de fibras de carbono y kevlar reforzadas por resinas epoxi con diseño del neozelandés Bruce Fan, y su objetivo inicial fue participar en la Regata Vuelta al Mundo 1989-1990, patroneado por Grant Dalton, que acabó en segundo puesto, después del duelo que mantuvo con el ganador, Steinlager 2, del que les separaron 36 horas tras casi 130 días de navegación y recorrido de 32.000 millas largas. l

Comentarios