martes 10.12.2019

La obra del edificio del apeadero de autobuses de Ribeira saldrá a contratación en un mes

El proyecto del diseño de la marquesina se hará independiente, pues el previsto en un principio no se consideró adecuado
Las obra del edificio y marquesina del apeadero de buses se contratarán por separado
Las obra del edificio y marquesina del apeadero de buses se contratarán por separado

El proyecto de la nueva estación o apeadero de autobuses de Ribeira, que estaba presupuestada en un total de 426.000 euros, se dividirá finalmente en dos obras. Una será la del edificio que, de mantenerse las previsiones que maneja el Ejecutivo local, se podrá sacar a contratación en el próximo mes de noviembre, sin necesidad de tener que esperar a que se resuelva la otra parte. Ello será posible una vez que se ha logrado desbloquear la situación que se venía arrastrando desde hace bastantes meses al llegarse a un principio de acuerdo del Concello con Portos de Galicia. El diseño que fue elegido para ese inmueble es del arquitecto Carlos Seoane y contempla un  espacio para cafetería y otro para venta de billetes, así como aseos y otros espacios.

Inicialmente, el diseño también incluía la marquesina, pero debido a que se consideró que no era el adecuado para ese lugar, ni se adaptaba a las condiciones climatológicas del lugar, especialmente para la temporada estival como invernal. Es por ello que se descartó la propuesta presentada para ese elemento y se decidió que se haga de manera independiente. En lo que a la marquesina se refiere, la Administración local tiene previsto convocar un concurso de ideas, tal y como se hizo para otras obras, como es el caso del futuro auditorio municipal, aunque esta última obra no sea de la misma magnitud que la relativa al mencionado apeadero de autobuses. Luego se sacará a licitación la obra de construcción de esa marquesina. De todos modos, aunque se hagan de manera separada estas dos obras, el presupuesto de licitación que se maneja por parte del Concello ribeirense para el conjunto de las dos actuaciones es el mismo que en un primer momento. 

Mientras eso sucede, los usuarios habituales del transporte público de pasajeros aguardan como agua de mayo que se lleve a cabo la obra de la estación de autobuses, de la que no son capaces de entender la demora para su construcción. Aunque señalan que un despacho de venta de billetes y una cafetería son necesarios, lo que consideran prioritario es una marquesina en condiciones para esperar la llegada de los autobuses en el actual apeadero.

Comentarios