martes 25.02.2020

Presentan quejas tras apear el bus escolar a un grupo de menores en medio del temporal ante un vial anegado

Una vecina que los refugió en su casa en Corrubedo protesta por la actuación policial y los padres por el autocar
Una gran balsa de agua cubría parte de la carretera | CEDIDA
Una gran balsa de agua cubría parte de la carretera | CEDIDA

El fuerte temporal que azotó la comarca de O Barbanza el pasado jueves provocó también problemas con el transporte escolar, con un grupo de menores que tuvieron que bajarse del autocar antes de llegar a destino, al encontrarse con un vial anegado en Corrubedo. La situación ha derivado en críticas, tanto de los padres como de una vecina del lugar, que decidió dar cobijo en su casa a los menores al presenciar la escena.

Antonia San Martín Outeiral, vecina de la Avenida de Buenos Aires, se encontró el pasado 16 de enero con una situación delicada: Frente a su casa, en medio del fuerte temporal de lluvia y viento, un autobús escolar dejaba a la altura del kilómetro 6 de la carretera general, cortada y anegada, a un grupo de escolares. La mujer no dudó en interceptar a los pequeños y refugiarlos en su casa, para posteriormente llamar a sus padres y comunicarles que se encontraban bien.

Tras ello, salió a pedir ayuda a una patrulla de la Policía Local que se encontraba en la calle, poniendo en su conocimiento que había recogido a los menores y preguntándoles si era posible circular por la vía de acceso al campo de fútbol que comunica con Porto Alto y con carretera do Faro, donde residían los pequeños, a lo que los agentes le respondieron “que les llevara los niños allí, que ya se encargaban ellos”, señala Antonia San Martín.

Sin embargo, cuando la mujer volvió con los menores dentro de su coche para entregárselos a la Policía, la patrulla ya no era la misma, por lo que tuvo que volver a explicar los hechos a los nuevos agentes: “El agua me llegaba a las pantorrillas, los niños estaban chorreando dentro de mi coche, pero me respondió de malos modos”.

Ante esta “falta de colaboración y empatía ante una situación de peligro con menores implicados”, la vecina decidió llevar ella misma a los pequeños, uno por uno, a sus respectivos domicilios. Por todo ello, ayer mismo presentó en el registro del Concello una queja por la supuesta actuación policial.

Escrito ante Educación

Por otro lado, varios progenitores de algunos de los niños apeados del autocar escolar ya han presentado una queja ante Educación. En ella, afirman que la obligación del conductor hubiera sido dejarlos en su correspondiente parada, pero por el contrario les dejó en el lugar, debido a que una gran balsa de agua le impedía continuar el trayecto. Además, la fuerza del agua, señalan, podría haber arrastrado a los niños hasta las arquetas que se encontraban abiertas para aliviar la gran cantidad de lluvia. l

Comentarios