domingo 17.11.2019

Residentes en un tramo peatonal de la Rúa de Galicia advierten de infracciones de los conductores

Indican que pese a ser de una sola dirección, la usan en ambos sentidos, y que entran y aparcan pero no para hacer carga y descarga
Una infracción denunciada es que los vehículos circulan en dirección prohibida | Chechu
Una infracción denunciada es que los vehículos circulan en dirección prohibida | Chechu

Residentes del tramo peatonal de la Rúa de Galicia comprendido entre las plazas de Compostela y Porta do Sol, así como habituales transeúntes de esa zona, veían venir que algún día se iba a registrar un episodio como la discusión de tráfico registrada a última hora de la tarde del pasado miércoles y que acabó con una agresión de un conductor a un viandante, y temen que algún día haya un trágico atropello y haya que echarse las manos a la cabeza. Señalan que el Concello y la Policía Local tienen reiteradas quejas sobre los problemas que se vienen registrando desde hace muchos meses, y señalan que pidieron que se regulase la situación “pero no han hecho nada y no parece que tengan la intención de hacerlo, pese a que quedó demostrado que los vehículos son un elemento agresivo para una calle peatonal”, señala uno de los afectados.

Los vecinos advierten que se están dando muchas situaciones que hacen que la convivencia entre conductores y peatones sea imposible y se demuestra que el periodo de seis meses de prueba que se abrió a comienzos de junio del año pasado se ha superado con creces -todavía permanece el cartel instalado que especifica esa circunstancia- y no ha dado los resultados apetecibles. Concretamente, señalan que en primer lugar no se respeta la preferencia de los viandantes, pero tampoco la velocidad máxima a la que se puede circular por ese tramo viario que es de 10 kilómetros por hora. Pese a tratarse de un periodo de prueba, la prohibición de acceso de vehículos se mantiene, a excepción de los que entran y salen a los garajes y la parada de residentes a cualquier hora del día, así como los que realizan labores de carga y descarga y los aparcamientos express, todo ello en horarios de 11.30 a 14.00 y de 18.30 a 21.00. Advierten que ir a comprar tabaco o realizar una operación en el cajero automático nada tiene que ver con la carga y descarga, por lo que señalan que se trata de infracciones.

Sin embargo, los vecinos de la zona advierten que estos últimos no se respetan. También llaman la atención ante el hecho de que los vehículos circulan en dos direcciones, pese que una de ellas está prohibida al ser de una dirección con entrada desde la Rúa Romero Ortiz y salida por Cristóbal Colón. Advierten que si antes de la fase de pruebas los vehículos atravesaban por la peatonal para atajar, ahora lo que hacen en mayor medida, sobre todo desde que la Avenida Rosalía de Castro está en obras, es entrar y salir por la Praza de Compostela y así evitar meterse en el barrio de O Monumento o en la Praza do Concello.  Los residentes sostienen que ya va siendo hora de que el Ayuntamiento ribeirense ponga en funcionamiento el sistema de control de acceso a la peatonal con las cámaras o lectores de matrículas instaladas para regularizar la situación y evitar problemas.

Comentarios