martes 02.06.2020

Advierten del deterioro de parte de la playa de Coroso por sedimentos de rocas que causó la obra del paseo

Habituales usuarios de la zona de playa en Coroso advirtieron del deterioro que está sufriendo el tramo inicial de dicho arenal, especialmente en una zona próxima a la zona que conocen como Pedras de Patiño.

Huella de pisada en sedimentos de roca esparcidos por la playa CHECHU RÍO
Huella de pisada en sedimentos de roca esparcidos por la playa CHECHU RÍO

Habituales usuarios de la zona de playa en Coroso advirtieron del deterioro que está sufriendo el tramo inicial de dicho arenal, especialmente en una zona próxima a la zona que conocen como Pedras de Patiño, frente al balcón que se construyó con motivo de las obras de mejoras y acondicionamiento del paseo marítimo de ese lugar. Señalan que en los últimos días se están comprobando los efectos del paso de las orugas de las máquinas que trabajaron en las citadas obras por encima de unas rocas, en concreto en la colocación de las piedras del muro de contención del paseo. “As palas reventadas as rocas e os restos sedimentarios están espallándose polo resto da praia”, aseguró una de las personas que advierten de la situación.
Estas personas apuntan que aunque visualmente esos sedimentos puedan dar sensación de que se trata de rocas, realmente no es así pues al tocarlos se comprueba que el terreno está blando. De hecho, apuntan que quedan las huellas de las pisadas en ese tramo, a diferencia de las rocas en donde su dureza no lo permite. Señalan que para poner atractiva esta playa de cara a los turistas estivales se está descuidando un aspecto esencial y es que durante el resto del año son muchas las personas que también acuden a disfrutar de ella, para dar un paseo en solitario o acompañados de otras personas o de sus mascotas.
Otros apuntan que a las autoridades no parece interesarles el tramo inicial de la playa. “En lugar de que esta zona del arenal de Coroso situada entre la rampa y la Avenida de Las Carolinas, junto el antiguo aparcadero, sea acondicionado para que pueda tener bandera azul y sea útil, lo están dando por perdido”, puntualizó.
Aunque la mayoría destacan lo bien que quedó el paseo marítimo de Coroso tras las obras, hay quien se detiene a advertir que en el poco tiempo que ha transcurrido desde su inauguración, el proceso de oxidación de las barandillas, alguna de las cuales parece haberse torcido un poco, está siendo muy rápido, además de que ya empiezan a observarse desperfectos, como al final de la rampa, donde falta alguna barra del pasamanos.

Comentarios