viernes 18.10.2019

Alertan del lanzamiento de varios cócteles molotov a casas, negocios y contenedores de basura en Carreira

Alguna vivienda, negocio y contenedores ubicados en la zona de A Filgueira, en la parroquia riveirense de Carreira, recibieron en los últimos días los lanzamientos de cócteles molotov.

La dueña de la casa sujeta el artefacto con el cierre quemado al fondo CHECHU
La dueña de la casa sujeta el artefacto con el cierre quemado al fondo CHECHU

Alguna vivienda, negocio y contenedores ubicados en la zona de A Filgueira, en la parroquia riveirense de Carreira, recibieron en los últimos días los lanzamientos de cócteles molotov, que afortunadamente no causaron más que algunos daños materiales gracias a la rápida intervención de los equipos de extinción o de algún particular, así como por el hecho de que no cayeron en lugares peligrosos. Algunos de los afectados indicaron que por la gravedad de ese tipo de acciones “son más que carnavaladas”, pues no se trata de simples petardos con los que se pretende hacer ruido y asustar, por lo que esperan que alguien tome cartas en el asunto.
El último de los sucesos afectó al vallado exterior de una vivienda, en el quedaron quemadas cuatro traviesas de madera de vía de tren que forman ese cierre, así como a unos cuatro metros de brezo que forman parte del mismo, coincidiendo con la ausencia de sus dueños. La inmediata llamada de vecinos que detectaron el fuego y la rápida intervención de los Bomberos de Riveira en las labores de extinción evitó males mayores. Los propietarios del inmueble se encontraban en ese momento en el aeropuerto de regreso de un viaje. Además de esa desagradable sorpresa, se encontraron en el jardín con un cóctel molotov formado por cartón y aluminio, al que prendieron fuego, pero no causó más desperfectos. El dueño de la casa presentó ayer la denuncia en la comisaría.
Unos días antes, pero también coincidiendo con las celebraciones del Entroido, un conductor que iba por un vial de esa zona se detuvo al observar como los miembros de una cuadrilla de muchachos de entre 14 y 16 años  -a los que perdió de vista-arrojaron hacia un portalón del cierre de un negocio un botellín de cerveza con gasolina, que empezó a arder. Tras bajarse de su vehículo pudo apagar las llamas con algo de agua que llevaba y así evitar que causase destrozos. Estos pudieron ser de gran magnitud, pues se trata de un taller en el que se guardan coches y hay un depósito de aceites usados y otros líquidos, que de haberlos alcanzado ahora se podría hablar de una auténtica tragedia. En este caso, el dueño comunicó los sucedido a las Policías Local y Nacional, pero no presentó denuncia. Según relataron algunos residentes del lugar, en esa misma zona también ardieron algunos contenedores, que quedaron calcinados, y también aparecieron algunas pintadas.

Comentarios