viernes 30/10/20

La rotura de una tubería del agua en un edificio inunda una tienda de ropa

Un suceso registrado en la madrugada del lunes en una céntrica tienda de ropa situada en la Praza Uxío Novoneyra, de Riveira, recordó a otro de similares características que tuvo lugar a mediados de diciembre pasado no muy lejos de ese inmueble.

Isabel Sampedro muestra como el agua que brotaba del falso techo afectó a la ropa de su tienda	CHECHU RÍO
Isabel Sampedro muestra como el agua que brotaba del falso techo afectó a la ropa de su tienda CHECHU RÍO

Un suceso registrado en la madrugada del lunes en una céntrica tienda de ropa situada en la Praza Uxío Novoneyra, de Riveira, recordó a otro de similares características que tuvo lugar a mediados de diciembre pasado no muy lejos de ese inmueble. En aquella ocasión fue una avería en una válvula de la tubería del agua potable la que inundó entresuelos, bajos comerciales y garajes del edificio situado en la esquina que hace la citada plaza con la Rúa Otero Pedrayo. Esta vez, fue la rotura de la parte de la conducción interna que abastece de agua a un tercer piso la que rompió y la que provocó que el negocio Nirvana Moda de venta de vestidos de gala, abrigos y otras prendas, y complementos, la que resultó afectada, y a la espera de lo que dictamine el peritaje, el cálculo inicial de daños superar los 15.000 euros.
La dueña de dicho establecimiento, Isabel Sampedro, se dio cuenta de lo que sucedía cuando al ir a abrirlo observó que salía agua a la calle por debajo de la puerta, y al abrirla comprobó que había una inundación de cerca de 20 centímetros. Un policía local que controlaba los vehículos estacionados en la zona azul se interesó por lo que ocurría y, al comprobar que la avería procedía del bloque de viviendas situado encima de la tienda, contactó con la presidenta de la comunidad de vecinos para que avisaran al seguro, para que un fontanero se encargase de reparar, aunque fuera de una manera provisional, la avería. Además de la gran cantidad de agua acumulada en el suelo del comercio, del sótano utilizado como almacén, el cuarto de costura y en los probadores, el panorama era desolador al comprobar que la mayor parte de la ropa estaba mojada, por lo que creen que no servirá para vender. El falso techo de la tienda también estaba afectado y caía agua a borbotones, por lo que tuvieron que agujerearlo en varios puntos para tratar de vaciarlo cuanto antes.
Además del valor de los daños, Isabel Sampedro también da por perdidos varios buenos días de ventas, coincidiendo con las vísperas del Día de la Madre, mientras se reparan los desperfectos y repone mercancía.

Comentarios