sábado 11.07.2020

RIVEIRA - Larga vida a los Heredeiros da Crus

Más de 3.000 fieles seguidores de la banda riveirense presenciaron su concierto Son do Barbansa en el puerto de Aguiño

RIVEIRA - Larga vida a los Heredeiros da Crus

Diez años tardaron en volver Javi Maneiro, Tonhito de Poi, Tucho Novo y Fran Velo, acompañados de Manu Rey y el resto de los integrantes de su actual banda, a actuar en un gran concierto en su tierra natal y, pese a que el tiempo no pasa en balde para nadie, parece que en su caso lo hizo para bien, pues Heredeiros da Crus llegaron con más fuerza y una calidad digna de las mejores grupos de rock de todos los tiempos. De hecho, los más de 3.000 fans que presenciaron su actuación en el puerto de Aguiño dentro del festival Son do Barbansa pedían a gritos, incluso tras dos horas de frenética explosión musical sobre el escenario, que el espectáculo continuase.
Algunos fans, entre los que había personas de diferentes generaciones, iban aún más lejos, deseándole larga vida a Heredeiros da Crus. A los míticos músicos riveirenses parece irles la marcha y les hicieron un guiño en ese sentido, pues “O fillo da Necha” expresó su deseo de volver a verles el próximo año en ese mismo lugar, aunque mientras tanto tendrán otras citas en las que poder “josar” con ellos, “cacareando” de principio a fin sus canciones. Para mostrar una mayor cercanía con el público, el cantante bajó varias veces del escenario para, encaramado en lo alto de una valla de seguridad, se fundió con los que estaban en las primeras filas, algo que también hicieron Tonhito y Fran. Pero Javi, tal y como tiene acostumbrados a sus fieles seguidores recorrió varios kilómetros a gran velocidad durante su actuación como Mick Jager con Los Rolling Stone, llegando por momentos a asemejarse los movimientos espasmódicos de ambos, que se puede decir que nada tienen que ver con un baile, pero que si reflejan su vitalidad, rebeldía, sensualidad y, por  que no también decirlo, provocación.
Además, Heredeiros da Crus volvió a exhibir en varias ocasiones que también les va la comedia, como una forma de divertirse sobre el escenario y hacer que quienes pagaron la entrada -todas ellas por venta anticipada-, con el seudo striptease de Tonhito tras salir disfrazado de Papa Noel, siendo secundado por Javi con el de Mamá Noel; la celebración de una boda en la que los contrayentes fueron duchados con calimocho usando una sulfatadora, o incluso llegó a vaciar sobre el público y los medios gráficos que había en la zona de seguridad un gran saco de maíz en el remate de una de sus últimas interpretaciones, “Que jallo é”. Javi cumplió con la nominación de una cadena que circula por las redes sociales, o legado do tibu, y se dio un baño de masas, lanzándose en una lancha hinchable sobre los fans, mientras le arrojaron un gran caldero de agua. Previamente, el cantante aprovechó para nominar a su gran amigo, Kuervo, con el que compartió grandes éxitos con su banda Jabon Blue hasta que se disolvió.
El público quería más, pero aún quedaba una actuación más, la de Terbutalina, con la que se completó un festival en el que también se contó con Familia Caamagno, Tevra y Samarúas que, a su manera también dejaron un buen sabor de boca a los asistentes, sobre todo los primeros. n

Comentarios