Viernes 16.11.2018

Las mejores rutas del Camino de Santiago

Cada año miles de personas deciden realizar alguna ruta sin importar de dónde vengan o el motivo que los impulse a hacerlo

Santiago de Compostela
Santiago de Compostela

El Camino de Santiago, o peregrinación de Santiago de Compostela, es una tradición católica de origen medieval, cuyo propósito es llegar a la tumba del apóstol Santiago el Mayor, que está situada en la cripta de la Catedral de Santiago de Compostela en Galicia. En la actualidad se le considera como una de las rutas más antiguas y concurridas de Europa.

Fue creado e instaurado después del descubrimiento de las reliquias de Santiago el Zebedeo a principios del siglo IX. El Camino de Santiago cuenta en la actualidad con varias rutas, que son itinerarios en España y Francia.

Cada año atrae a más de 200.000 peregrinos, y posee una tasa de crecimiento de más del 10% anual. Los peregrinos llegan a pie o en bicicleta desde otras ciudades e incluso países. Existen caminos muy populares como el Francés, que es uno de los más largos, no obstante los caminos menores están experimentando un crecimiento incluso mayor al de los tradicionales. Los meses de verano son los predilectos de los peregrinos, sobre todo por los españoles, para realizar una ruta.

Como se comentaba en el párrafo anterior, existen muchas rutas, y cada cual posee unas características propias que las hacen únicas. Muchas personas optan por una gestión los lleve, como Santiago Ways es una agencia de viajes especializada en paquetes al Camino de Santiago Organizado de esta forma personas que no cuentan con mucho tiempo libre, podrán desentenderse de toda la problemática.

Rutas del Camino de Santiago

Existe una gran variedad de rutas a través de las cuales se puede llegar a Santiago de Compostela, recorriendo lugares en los que se puede encontrar paisajes muy bellos y además diferentes servicios destinados al peregrino, como hospedajes o recintos de descanso y de orientación.

El Camino Inglés

Ya no solo los peregrinos ingleses optan por iniciar esta ruta, sino que el Camino inglés es uno de los más populares para los Gallegos.

El conocido  “Camino Inglés” era en el alto y bajo medievo un compendio de itinerarios recorridos de los devotos ingleses, escoceses, irlandeses y flamencos, que iban desde el norte al oeste de Europa, con destino a la Catedral de Santiago. Por esto, eran varios los puertos de salida.

Este alcanzó su apogeo en el Siglo XV, periodo de mayor afluencia de súbditos y barcos ingleses que tenían como destino el puerto de A Coruña. Lejos de la masificación de otros caminos, este es un trazado que actualmente discurre por las localidades recuperadas en virtud de documentos, escrituras y registros que hacían referencia a sus demarcaciones. Se trata además de un itinerario generalmente bien señalizado, en los 18 municipios que atraviesa, gracias al plan Xacobeo, y en gran medida por la labor del Consorcio do camino Inglés.

Un dato a tener en cuenta, es que para conseguir la compostelana se debe recorrer un mínimo de 100 kilómetros, y el trayecto más corto que la proporciona es el del Ferrol que tiene 120 kilómetros. En cambio si se hace en bicicleta debe ser de 200 kilómetros.

El Camino por Finisterre

También es muy popular el camino de Santiago a Finisterre, conocido como el fin del mundo. Es el único trazado con origen en Santiago y meta en el cabo de Finisterre, punto más occidental de Europa.

Desde la edad media muchos decidían continuar la peregrinación una vez alcanzada la meta de Santiago. Esta continuidad tenía un sentido en el medievo, y era que allí se consideraba que estaba el fin del mundo. Los caminantes sumaban a esta atracción por el fin del mundo la seducción y/o devoción de peregrinar.

Cada vez es más numerosa la red de albergues y los diversos puntos de información que ayudan al peregrino, esto no hace más que se consolidarla como una de las mejores rutas para hacer una vez finalizado el peregrinaje. Aunque en su contra juega que existen ciertos tramos muy largos y en los que el peregrino se puede ver solo por la falta de asistencia.

Camino de los faros

En los últimos años el Camino de los faros está ganando gran popularidad debido a su belleza paisajística. Este camino está enlazado con la ruta de Santiago, pero es un tanto singular. Desde el pintoresco pueblo de Malpica en A Coruña, llegando hasta el cabo de Finisterre, hay una ruta en la que saltar de faro en faro.

Esta senda cuenta con 200 kilómetros, siempre bordeando la costa, y en ellas se pueden apreciar siete majestuosos faros: el de Punta Nariga, Roncudo, Laxe, Vilán, Muxía,  Touriñán y, por supuesto, el de Fisterra.

El camino se realiza al revés, primero se hace la ruta de los faros hasta Finisterre y una vez allí se comienza el Camino de Santiago que lleva hasta la plaza del Obradorio.

Comentarios