El Arosa tiene casi un 60% de opciones de play-out si gana

Róber Fernández reapareció el domingo en Leganés ocho meses después de sufrir una lesión en su rodilla derecha | da

Si el Arosa es capaz de ganar el domingo al Bergantiños tendrá casi un 60 % de probabilidades de jugar el play-out por quedarse en la categoría. Eso dicen las matemáticas. Y es que la derrota en Leganés el domingo en ningún caso fue definitiva como se esperaba. A los arlequinados les favorecieron los resultados en otros campos. El partido ante el Bergantiños, que está en una situación similar a la del Arosa (ganar y esperar) para colarse en el play-off, otorga otra oportunidad de seguir con vida y evitar el descenso a los locales.

Solo hay dos situaciones que condenarían al descenso al Arosa en caso de ganar a los de Carballo. La primera es que ganase el Marino en Navalcarnero. La segunda es que perdiese el Marino, no ganase el Móstoles en el campo del Ceares y además ganase el Salamanca al Compostela. En el resto de combinaciones el Arosa ganando viajaría a Alicante a jugar otra final por salvarse con el 13º de otro grupo de Segunda RFEF. “No hay que pensar en otros partidos, solo en ganar nosotros. Tenemos que preparar la semana pensando en ganar, cuando acabe el partido ya veremos los demás”, son palabras de Róber Fernández, el gran protagonista del Arosa en Leganés.

Casi ocho meses después de romperse el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha, una lesión de la que fue operado a finales de septiembre, el atacante de Porriño reapareció en Segunda RFEF sobre el césped de Butarque. Y lo hizo a un nivel alto en los pocos minutos que disfrutó en el tramo final. “Fue la leche”, reconoce. “Estaba emocionado, cuando salí al campo me vinieron las lágrimas, pensé en mi mujer y en mi hijo, en todo lo que llevo pasando”, relata Róber, que compartió recuperación durante varios meses con Álex Cobo, “estrechamos lazos”, y también muchas horas con el fisioterapeuta del equipo, David Dobarro, además de sus compañeros de viaje del denominado “coche de Vigo”.

Róber llega para el final dispuesto a ser útil. “Queda un partido y si Dios quiere el play-out. A día de hoy no estoy al 100 % a nivel físico, pero quiero aportar todo lo que pueda, sean cinco minutos, un minuto o desde fuera”. Sus sensaciones el domingo fueron mejor de las esperadas, algo que también sorprendió a Luisito. “Nosotros entrenamos en artificial, pero el domingo en un campo perfecto me encontré muy a gusto y no tuve ninguna molestia en la rodilla”. Róber es un jugador importante en el vestuario, no solo por el rendimiento que ya demostró desde que llegó a Vilagarcía, también por su mentalidad competitiva. Tiene muy claro como plantear la última jornada. “Enfocamos mal el partido si pensamos en los demás, tenemos que centrarnos en que vamos a ganar y eso nos va a llevar al play-out”. La derrota en Leganés fue “un jarro de agua fría” porque “teníamos muchas ganas y mucha ilusión”, pero para nada siembra dudas en los jugadores. “Hicimos un gran partido, el marcador no refleja la realidad del juego, dominamos prácticamente todas las facetas, pero en el fútbol son importantísimas las áreas y nos faltó agresividad a nivel ofensivo y a nivel defensivo tampoco estuvimos bien”. El Arosa espera mejorar en el que quiere que sea su penúltimo partido de la temporada, amparándose en el nivel competitivo que demostró en sus dos últimos duelos en A Lomba ante Pontevedra y Móstoles. 

El Arosa tiene casi un 60% de opciones de play-out si gana

Te puede interesar