viernes 30/10/20

El Boiro comienza la cuenta atrás para evitar el abismo

Empieza la cuenta atrás para el CD Boiro. La Gestora fijó ayer una asamblea para el miércoles 13 de junio. Una reunión que será clave para conocer la realidad

Empieza la cuenta atrás para el CD Boiro. La Gestora fijó ayer una asamblea para el miércoles 13 de junio. Una reunión que será clave para conocer la realidad económica del club y tratar de salvar una situación que ahora mismo es alarmante. Los cuatro meses de deuda con la plantilla, unos 120.000 euros,  es el montante de mayor gravedad que pone en peligro el futuro, con la seria amenaza de otro descenso administrativo por segundo año consecutivo sobrevolando Barraña.
Ayer se abrió el plazo para que los jugadores presenten denuncia por impagos ante la AFE. Prácticamente todo el plantel la va a hacer efectiva. Desde que acabó la liga no han recibido ni una sola llamada desde un club en el que David Places sigue al frente de las decisiones importantes. La falta de diálogo, una constante a lo largo de toda la temporada, ha empeorado la relación entre el campo y el palco, aumentando la desconfianza. Y ello motiva que los jugadores hayan decidido denunciar para tratar de asegurarse parte del dinero. 
Antes de que termine este mes, el Boiro acudirá a los juzgados debido a las denuncias por impago presentadas por el exentrenador Javier Falagán y el exjugador Hugo Sanmartín. Este último ha puesto su caso en manos de la AFE y el 21 de junio habrá juicio. Asegura que tras irse a Estados Unidos con permiso laboral, Places dio de baja su ficha sin notificárselo. “Intenté ir a entrenar y no me dejó”. No solo reclama un mes y medio de nómina, también “todo el año” y dice tener un contrato firmado. 

El juicio con Falagán será días después. El club no se presentó al acto de conciliación. El exentrenador dice no haber recibido “ni un céntimo” tras su paso durante mes y medio por el club. “Cuando fui, dejé dos equipos donde estaba trabajando, no han cumplido las condiciones”, por ello también reclama una indemnización, a la vez que asegura que el exportero luso Juan y el segundo exentrenador también han denunciado al Boiro. Falagán considera a Places como un “impresentable”.
Fuentes cercanas al club apuntan que la situación es crítica, pero hay fórmulas para revertirla. Lo primordial es que David Places aclare los números. Se estima que por ingresar quedan unos 45.000 euros del Concello, unos 26.000 euros de la Seguridad Social y unos 6.000 en publicidad. Aunque la deuda con los jugadores no es la única que arrastra la entidad.
Afrontar la realidad económica y no inflar números en la importante próxima asamblea se presume fundamental, a partir de ahí deberán plantear posibles soluciones para pelear por un plan de viabilidad. Un cambio de timón al frente de la nave, previo paso a negociar el pago fraccionado de la deuda con los futbolistas, son algunas de las ideas que en los últimos días se escuchan entre la masa social del Boiro, donde muchos muestran su preocupación por la situación.

Comentarios