viernes 20.09.2019

El césped de A Lomba presenta deficiencias solo tres semanas después del Celta vs Lille

Solo tres semanas después de que el césped de A Lomba luciese su mejor aspecto en décadas con la disputa del amistoso Celta vs Lille, el terreno de juego vuelve a ser un quebradero de cabeza para el Arosa, uno de sus usuarios. El campo, que no se utilizaba desde el pasado 27 de julio, presentaba el domingo por la mañana graves deficiencias, con surcos, desniveles y calvas en el césped, otra vez irregular. 
El corte del césped de A Lomba el sábado dejó el campo en unas condiciones deficientes  | cedida
El corte del césped de A Lomba el sábado dejó el campo en unas condiciones deficientes | cedida

Solo tres semanas después de que el césped de A Lomba luciese su mejor aspecto en décadas con la disputa del amistoso Celta vs Lille, el terreno de juego vuelve a ser un quebradero de cabeza para el Arosa, uno de sus usuarios. El campo, que no se utilizaba desde el pasado 27 de julio, presentaba el domingo por la mañana graves deficiencias, con surcos, desniveles y calvas en el césped, otra vez irregular. 


En el Arosa están convencidos de que todo se debe a la máquina cortacésped que utiliza el Concello a través de la concesionaria encargada de hacer el mantenimiento. De hecho, tanto los técnicos del Celta como los de la empresa Calfensa que trabajaron en la recuperación del campo durante todo el mes de julio, desaconsejaron utilizar esa máquina “porque daña el terreno de juego”.


 El Arosa se reunió la pasada semana con el concejal de Deportes y presidente de la Fundación, Miro Serén, y también con el responsable de la empresa concesionaria del mantenimiento de A Lomba, Troquiña, para solicitar que se utilizara otra máquina adquirida por el propio club para cortar la hierba. Si bien, esta petición cayó en saco roto y el sábado el Concello a través de la concesionaria realizó un corte con la maquinaria desaconsejada por los técnicos especializados en el cuidado de campos de fútbol. El resultado fue desastroso, el campo presentaba surcos, marcas de las ruedas del cortacésped y  zonas irregulares donde el balón no rodaba sino que daba saltos. Hasta el extremo de que el propio club realizó el domingo por la mañana, a través de directivos encargados de pintar las líneas del campo, otro corte con su propia máquina para minimizar los daños causados.


Cabe recordar que los gastos de la recuperación del terreno de juego con motivo del Celta vs Lille, que consistieron en trabajos de corte, escarificado profundo, sembrado intensivo, recebado, arenado, pinchado sólido, semilla raygrass, abono granular de liberación lenta, urea y funcidida, corrieron a cargo de las arcas del Arosa, que solo unas semanas después ve como su inversión en la instalación municipal empieza  a servir de poco. l

Comentarios