• Miércoles, 20 de Junio de 2018

AROSA 3 - 0 BOIRO

El Arosa fue mejor en todo

No hubo color en el derbi de la Ría de Arousa. El Arosa ganó con suma comodidad a un Boiro desdibujado que se despide de sus escasas opciones de jugar el play-off en una temporada para olvidar.

El Arosa fue mejor en todo
Sergio Santos maniobra con el balón perseguido por Yahvé y Miki | mercedes rolán
Sergio Santos maniobra con el balón perseguido por Yahvé y Miki | mercedes rolán

No hubo color en el derbi de la Ría de Arousa. El Arosa ganó con suma comodidad a un Boiro desdibujado que se despide de sus escasas opciones de jugar el play-off en una temporada para olvidar. El equipo de Jorge Otero finiquitó prácticamente el partido en la primera parte, merced a los goles de Sylla yJavi Pazos y a la expulsión del visitante Liñán con roja directa. El propio Javi Pazos hizo el tercero superada la hora de partido y poco después también fue expulsado por soltar una inocente patada a un contrario.
El Arosa sigue enganchado a la pelea por la cuarta plaza. Infalible en A Lomba, donde logró su cuarta victoria consecutiva. Es quinto, con los mismos puntos que Alondras y Somozas. Hay cinco equipos en un margen de tres puntos peleando por las dos plazas que quedan abiertas para la fase, una vez que la ventaja de Compostela y Bergantiños parece ya insalvable para el resto.

El derbi, con buen ambiente en las gradas, apenas tuvo historia. El Arosa demostró más determinación, mordiente, agresividad y un plan a ejecutar. Otero apostó por un 4-4-2, con Javi Pazos y Sylla arriba, que atacaron muy bien los espacios de la adelantada defensa boirense.
Ya a los treinta y cinco segundos pudo marcar el Arosa, centró Javi Pazos y remató de zurda forzado Sylla. A estas alturas del campeonato y tras padecer excesivos problemas extradeportivos, el Boiro es un equipo sin identidad pero con buenos futbolistas, capaces de dejar destellos. Ocurrió en el minuto siete, cuando Pillado se cayó a banda izquierda y sacó un centro que cabeceó mal Miki. Fue una acción puntual, porque el control del juego fue de un Arosa más incisivo.
El equipo de Barraña sufrió mucho dejando tanto espacio a su espalda. Aunque en mediocampo peleó los balones divididos, no pareció tener claras las zonas de presión. Igor pasó desapercibido y el Arosa no tardó demasiado en traducir en ocasiones sus mejores prestaciones corales.

Se veía venir
El Arosa dio tres avisos antes del 1-0. Un centro chut de Julio Rey que despejó con problemas el meta Miguel fue el primero. Los otros dos encontraron el poste de la portería visitante. Yerai, a gran pase de Julio, remató contra el palo de puntera. Javi Pazos, de espuela en el primer palo en un saque de esquina, la envió también contra la madera. El Boiro estaba completamente “grogui”, sin intensidad defensiva, y solo tres minutos después recibió un mazazo.
El lateral canterano del Arosa Batallón, que aprovecha cada ocasión que le da su entrenador, robó en medio campo y pasó a Yerai, que envió en profundidad sobre el desmarque de Sylla. Enésimo balón al espacio de la zaga boirense, que sufrió lo indecible. El senegalés superó por potencia en la carrera a la pareja de centrales visitantes y batió en el mano a mano a Miguel.
Las noticias para el equipo de Víctor Santos continuaron siendo pésimas cuando en el minuto 34 Alberto Liñán vio la roja directa por revolverse desde el suelo y golpear a Sylla. Excesivo castigo para el centrocampista que llegó en el mercado invernal a Boiro.
Con diez y hasta el descanso, el Boiro, que lleva números de descenso en la segunda vuelta con solo 6 puntos de 30 posibles, desapareció. El Arosa jugó a placer, robó balones donde quiso y generó tres claras ocasiones para el segundo, que llegó en la cuarta en el 44. En un córner lanzado en corto con los visitantes de espectadores. Centró Sergio Santos muy cerrado y Javi Pazos metió la cabeza adelantándose al meta Miguel.
El técnico sonense del Boiro dio entrada en la segunda parte a Cano por un apagado Igor. El delantero coruñés, al menos de inicio, reactivó a su equipo, que salió con otra cara en el segundo tiempo y el propio Cano obligó a Lloves a intervenir en un buen derechazo dentro del área.

Javi, héroe y villano
Con el paso de los minutos el Arosa hizo valer su superioridad numérica y comenzó a generar ocasiones claras. Miguel evitó el tercero a remate en área pequeña de Javi Pazos. También lo rondaron Sergio Santos y Vitra, pero el que lo marcó fue el propio Javi Pazos superada la hora de juego. Se anticipó Vitra en mediocampo y habilitó a Yerai Couñago en banda derecha. El redondelano no suele equivocarse en la toma de decisiones en área rival. Su segunda asistencia de gol en el partido fue con un pase perfecto que cruzó todo el área para que Javi Pazos empujase al fondo de la red.
Tras su vigésimo tanto en liga, que lo reafirma como pichichi de la categoría, el delantero de Marín fue también protagonista negativo unos instantes después, ya que fue expulsado con roja directa por lanzar una patadita a un contrario en una rifirrafe intrascendente.
De ahí al final, el partido fue un mero trámite. El Boiro de la segunda parte con los cambios fue mejor y mereció su gol. Miki tuvo las mejores opciones, pero se encontró con un Lloves brillante. También Remeseiro, a bocajarro en área pequeña.