Rotogal Boiro se queda en blanco en el mes de enero

El parón liguero navideño del Rotogal Boiro se extenderá a todo el mes de enero debido a la incidencia covid en sus rivales | boiro voleibol

El Rotogal Boiro Voleibol despedirá el mes de enero en blanco una vez que la Federación Española de Voleibol confirmó ayer la suspensión del duelo liguero que tenía que disputar el sábado en A Cachada ante Conectabalear Manacor por casos positivos de covid en el equipo visitante. Es el cuarto partido consecutivo de Superliga aplazado para los boirenses, que jugaron su último compromiso el pasado 18 de diciembre en casa ante el Guaguas, con derrota por 1-3.


Tras el parón navideño, el Rotogal Boiro vio como se quedaba sin jugar el derbi el 8 de enero ante el Intasa San Sadurniño por covid en los ferrolanos. A la semana siguiente también tuvo que aplazar el duelo en casa ante el Unicaja Costa de Almería por casos positivos en los andaluces. Mientras que tampoco se desplazó el último fin de semana a Teruel en un polémico aplazamiento, ya que los aragoneses, con bajas por covid, sí jugaron competición europea durante la semana.


Esta nueva suspensión eleva a cincuenta días (casi dos meses) el período entre el último partido disputado por los de Marcelo Benavidez y el siguiente, que será el sábado 5 de febrero en Soria ante el Río Duero. Después de dos meses sin competición, al Rotogal le espera un mes de febrero muy movido, ya que el miércoles 9 jugará el aplazado ante el Intasa San Sadurniño y del 25 al 27 jugará la Copa del Rey. “Es un palo grande para nosotros”, explica el presidente Emilio Palacio. “Tanto a nivel económico como deportivo”. Solo el coste del viaje a Teruel, cuyos billetes ya tenían pagados, ascendió a casi dos mil euros. 


“Los jugadores necesitan competir, llevan mucho tiempo entrenando como si estuvieran en pretemporada y a nivel mental es duro”, dice Palacio, que está moviéndose para tratar de ubicar para la primera semana de marzo el duelo ante Unicaja Costa de Almería, posiblemente en un jueves.


Encontrar la fecha para medirse a Teruel parece más complejo, ya que estos están inmersos en competición europea que juegan entre semana. “Somos el equipo de la liga más afectado por lo que está pasando”, reconoce Emilio Palacio, que no quiere ni pensar en una hipotética incidencia covid en el club en las próximas semanas. Con resignación y bastante preocupación, tanto a nivel económico (todavía están pendientes de una ayuda del Concello de la temporada pasada) como deportivo por la carga de partidos que esperan en pocos días tras un largo parón competitivo, el Rotogal Boiro Voleibol tratará de sortear estas adversidades que le persiguen en el inicio del año 2022.

Rotogal Boiro se queda en blanco en el mes de enero

Te puede interesar