viernes 22/1/21

Un exceleste complica al Villalonga

 1NEGREIRA - 0 VILLALONGA

El Villalonga se ha complicado mucho su continuidad en Tercera División tras perder la final contra el Negreira, un partido que ambos clubes y sus aficiones entendieron como clave y de ahí

una acción del partido de la primera vuelta en san pedro con roberto piñeiro jugando con el villalonga y ayer lo hizo en el otro bando	g. salgado
una acción del partido de la primera vuelta en san pedro con roberto piñeiro jugando con el villalonga y ayer lo hizo en el otro bando g. salgado

El Villalonga se ha complicado mucho su continuidad en Tercera División tras perder la final contra el Negreira, un partido que ambos clubes y sus aficiones entendieron como clave y de ahí que la grada del García Hermanos estuviese hasta los topes, con muchos seguidores vilalonguistas, algunos de los cuales se desplazaron en autobús. Y el partido tenía, además, el morbo del regreso de Julián Ferreiro a su casa, pero en el banquillo rival.

Pero lo realmente importante ayer eran los puntos y los tres se los quedó el Negreira, con la particularidad de que el único tanto del partido lo marcó Roberto Piñeiro, futbolista que llegó al Negreira mediada la temporada precisamente procedente del Villalonga, de hecho el encuentro de ida lo jugó en el bando celeste. Otra curiosidad es que los dos porteros del partido eran cambadeses, Sergio Ríos y Roberto Pazos, y el jugador local fue decisivo con grandes intervenciones.

La primera parte fue equilibrada, con el Negreira tratando de controlar el partido con su estilo conservador, pero fue el Villalonga el que tuvo la primera ocasión de gol, una muy clara de Jorge Fernández, pero no estuvo ayer acertado el goleador celeste, que en la segunda parte tuvo otra igual de clara en la que tampoco estuvo acertado. Y es que ayer el equipo celeste falló en las dos áreas y cuando un equipo pierde el control de las áreas se le complica mucho la victoria. En ataque falló un puñado de buenas ocasiones, pero es que atrás cometió un grave error que le costó los tres puntos. En el minuto 18 un balón colgado al área desde la izquierda parecía fácil para la defensa e incluso para el portero, pero entre todos la mataron, como en “Fuenteovejuna”. No hubo comunicación y el balón le cayó a Roberto Piñeiro, que no tuvo piedad de su exequipo y marcó el que a la postre sería el único tanto del partido.

En la segunda parte, monólogo del Villalonga, que mereció, como mínimo, el empate, pero el marcador no se movió y la derrota deja a los celeste en una situación límite, a cinco puntos de la salvación, aunque todavía con posibilidades, pero ya sin ningún margen de error.

Comentarios