viernes 20.09.2019

El Banco de Pagos Internacionales avisa de la escasa capacidad de las entidades para generar ingresos

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) observa en su último informe anual que la capacidad de los bancos comerciales de generar ingresos es todavía débil.

el director gerente del bpi, jaime caruana archivo ec
el director gerente del bpi, jaime caruana archivo ec

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) observa en su último informe anual que la capacidad de los bancos comerciales de generar ingresos es todavía débil.

“Aunque en líneas generales los beneficios de la banca han mejorado desde sus deprimidos niveles de la crisis, la capacidad de generar ingresos es todavía débil y poco fiable en una serie de países, según el BPI.

La banca ha avanzado en la amortización de préstamos fallidos, donde los bancos estadounidenses van por delante de sus homólogos europeos.

La incertidumbre sobre la calidad de los activos sigue siendo un importante motivo de preocupación en Europa, apunta la entidad internacional.

El próximo examen de estos activos y las pruebas de tensión de los bancos europeos resultarán cruciales para garantizar la culminación del proceso de reconocimiento de pérdidas y saneamiento de balances, que implicará además la introducción de contrafuertes apropiados.

Asimismo, el BPI considera que las prioridad política es acelerar las reformas de los mercados de trabajo y de productos para desbloquear el crecimiento.

“Nuestro llamamiento es actuar ahora con responsabilidad para reforzar el crecimiento y evitar así un ajuste más costoso”, dijo ayer el director gerente del BPI, Jaime Caruana, en la asamblea anual celebrada en Basilea.

 “Es un llamamiento a reconocer que el retorno a la estabilidad y a la prosperidad es una responsabilidad compartida”, añadió.

“La prioridad de política actual es retornar al crecimiento fuerte y sostenible” una vez pasado el punto álgido de la crisis, dice el BPI en su informe anual.

Se deben gestionar los riesgos en el sector financiero y la expectativa de que la política monetaria pueda resolver estos problemas está abocada al fracaso. n

Comentarios