miércoles 30/9/20

El Tribunal Supremo desestima el recurso interpuesto por Martinsa contra Jove

El Tribunal Supremo ha desestimado los recursos interpuestos por Martinsa Fadesa contra los antiguos gestores de Fadesa Manuel Jove Capellán y Antonio de la Morena, a los que reclamaba .

Fernando Martín, durante su declaración en el juicio, en octubre de 2012	archivo ec
Fernando Martín, durante su declaración en el juicio, en octubre de 2012 archivo ec

El Tribunal Supremo ha desestimado los recursos interpuestos por Martinsa Fadesa contra los antiguos gestores de Fadesa Manuel Jove Capellán y Antonio de la Morena, a los que reclamaba 1.576 millones de indemnización al entender que habían sobrevalorado activos inmobiliarios en el marco de su fusión.

El Supremo ratifica así los fallos anteriores dictados por el Juzgado Mercantil número 1 de A Coruña y por la Audiencia Provincial de A Coruña que fueron recurridos por la inmobiliaria que preside Fernando Martín.

El Alto Tribunal ha condenado además a Martinsa Fadesa a pagar las costas del proceso así como a perder los depósitos constituidos.

El Supremo considera que las dos sentencias desestimatorias previas cumplen sobradamente con las exigencias, aunque no hayan dado respuesta a alguno de los argumentos reclamados por Fernando Martín, algo que “no solo no constituye infracción procesal alguna, sino que es inevitable a la vista de la desmesurada extensión del escrito presentado” por Martinsa. La Audiencia concluyó entonces que no estaba justificado que se hubiese pagado un precio por encima del valor de mercado y añadió que el valor de Fadesa quedó “contractualmente” fijado el 28 de septiembre de 2006, cuando se suscribió el contrato de fusión entre ambas firmas.

Fernando Martín defendía que Jove y De la Morena, que eran administradores y máximos ejecutivos de Fadesa cuando en 2007 fue adquirida por Martinsa, estaban al corriente de una supuesta sobrevaloración de al menos 37 activos que se aportaron en la fusión de ambas compañías. De acuerdo con el informe que elaboró entonces la consultora CB Richard Ellis, el valor de esos activos rondaba los 2.700 millones, lo que situaba el precio global de Fadesa en 10.804,5 millones.

Martinsa Fadesa, que presentó la demanda justo después de salir del concurso de acreedores, aseguraba que Fadesa habían facilitado a Richard Ellis datos “falsos e incorrectos” en un acto “doloso” que supuso un daño de 1.576 millones en el patrimonio de la compañía. Martinsa Fadesa se apoyaba en un estudio realizado por la firma American Appraisal, que sostenía que el valor de esos activos no era el anunciado, ya que Fadesa había ocultado, según ellos, que muchos de ellos se encontraban en ecosistemas, huertos o bosques.

Los antiguos responsables de Fadesa negaban que estos activos estuvieran inflados y advertían de que llamaba la atención que los gestores de Martinsa advirtieran de esa supuesta sobrevaloración cuatro años más tarde y no cuando se analizaron los documentos en el contexto de la OPA que Martinsa lanzó por Fadesa a finales de 2006 por 4.045 millones de euros.

Comentarios