domingo 1/11/20

Cientos de personas arropan a Torra tras ser inhabilitado por la Justicia

Simpatizantes independentistas  se manifiestan por toda Cataluña en contra de la sentencia 
Simpatizantes independentistas arroparon a Torra y se manifestaron quemando banderas y lanzando cabezas de cerdo | 
t. albir
Simpatizantes independentistas arroparon a Torra y se manifestaron quemando banderas y lanzando cabezas de cerdo | t. albir

El presidente catalán inhabilitado, Quim Torra, abandonó ayer, sobre las 19.20 horas, el Palau de la Generalitat por el acceso principal de la plaza de Sant Jaume de Barcelona, donde fue arropado por centenares de personas convocadas por las entidades independentistas.

Lo hizo después de que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo confirmase su condena de un año y medio de inhabilitación por un delito de desobediencia, lo que supone incapacitarlo para el cargo que actualmente ocupa.

Ratifica, tal y como sentenció en su día el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que desobedeció de forma “contumaz y obstinada” a la Junta Electoral Central (JEC) encargada de velar por la neutralidad de los poderes públicos en las elecciones

En la resolución, el alto tribunal destaca que Torra es libre de hacer las manifestaciones y actos que reflejen su identidad política, pero no de desobedecer al órgano constitucional encargado de la limpieza de los procesos electorales

Por ello, confirma la inhabilitación y también la multa de 30.000 euros que inicialmente se le impuso por un delito de desobediencia cometido por autoridad o funcionario público, al considerar que desobedeció de forma reiterada y contumaz las órdenes de la Junta Electoral Central para que retirase determinada simbología de edificios públicos dependientes de la Generalitat durante el proceso electoral, al estimar la Junta que vulneraban la neutralidad exigida a las administraciones públicas en esos procesos.

Tras conocerse la sentencia, Torra abandonó el Palau acompañado de su esposa y rodeado de todos los miembros del Govern, que sostenían con él la pancarta con el lema “Libertad presos políticos y exiliados” y con un lazo amarillo que le ha costado la condena.  Junto a ellos estaban también s centenares de concentrados, muchos de ellos con esteladas y carteles con los lemas “No acatamos, defendemos la libertad” y “Defendamos al president, luchemos la independencia”, que vitorearon a Torra y lanzaron gritos como “Quim Torra, nuestro presidente”, “Nuestra sentencia es la independencia” “Presidente, ahora es el momento” o “Ni un paso atrás”.

La ANC y Ómnium convocaron esta movilización y otras por toda Cataluña para apoyar a Torra y en algunas se produjeron altercados.

Así,  manifestantes convocados por los CDR llegaron a las 21.15 horas al Parque de la Ciutadella y reventaron el cierre de las puertas de uno de los accesos, para penetrar en el parque, donde protagonizaron momentos de tensión con los Mossos d’Esquadra, a las puertas del Parlament.

En el interior del parque, manifestantes de los CDR arrojaron a los agentes piedras y material de obra que encontraron en el suelo, por lo que los Mossos tuvieron que advertir por megafonía de que cesara el lanzamiento de objetos o de lo contrario tendrían que intervenir.

Poco antes de las 22.00 horas, los CDR fueron saliendo del parque sin que los agentes antidisturbios de los Mossos realizasen cargas, aunque grupos de manifestantes debatían, al cierre de esta edición, si continuar la movilización en otra parte.

La marcha de los CDR, convocada en los jardines de Gracia comenzó con la ocupación de la calzada en la avenida Diagonal poco antes de las 20.00 horas, entre gritos de “Independencia”, “1-O, ni olvido ni perdón” y “Las calles serán siempre nuestras”, así como una pancarta con el lema “Ni un paso atrás, independencia”.

Los manifestantes se movieron por diversas vías del distrito del Eixample de Barcelona, primero por el paseo de Gracia, continuaron por la calle de Valencia y giraron a la altura de la calle de Girona, para luego seguir por la calle de Mallorca.

En algunos momentos del recorrido, los CDR increparon a los agentes de los Mossos d’Esquadra que les cortaban el paso hacia la sede de la Delegación del Gobierno, que está situada en la calle de Mallorca, y les lanzaron gritos como “No os merecéis la senyera que lleváis” o “Pim pam pum, que no quede ni uno”.

Cabezas de cerdo

La tensión fue en aumento después de que unos manifestantes lanzaran un petardo y cabezas de cerdo hacia la línea de los Mossos d’Esquadra y cortaran una calle con unas jardineras que encontraron en una acera. También tiraron bolsas de basura detrás de la valla y durante la marcha portaron dos títeres vestidos con toga y con una máscara con la cara de un cerdo.

Posteriormente los manifestantes se dirigieron hacia el Parlament y, al encontrarse cerrados los accesos al parque de la Ciutadella, forzaron una de las puertas metálicas.

Comentarios