viernes 21.02.2020

El Constitucional dicta la suspensión cautelar del pleno independentista del lunes

Forcadell asegura que defenderá “la soberanía del Parlament” pero no aclara si se celebrará la sesión

Carme Forcadell preside la Mesa del Parlament | toni albir (efe)
Carme Forcadell preside la Mesa del Parlament | toni albir (efe)

El Tribunal Constitucional suspendió de manera cautelar el pleno del Parlament del lunes al admitir a trámite un recurso de amparo del PSC y advirtió a la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, de su deber de “impedir” que se celebre, apercibiéndola de eventuales responsabilidades, incluida la penal.

El alto tribunal, que adoptó esta medida por unanimidad, admite el recurso del PSC basado en que si dicho pleno declarase la independencia se produciría un quebrantamiento de la Constitución y una aniquilación de los derechos de los diputados.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunció su voluntad de comparecer el lunes ante el pleno del Parlament para valorar los resultados y los efectos de la jornada del 1-O.

Advertencia de la CUP

Aunque en el único punto del día de la sesión no se menciona específicamente una declaración de independencia, la CUP aseguró que en el pleno se proclamaría la república catalana.

El PSC pedía en su recurso la aplicación del artículo 56.6 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC). Ese precepto señala que “en supuestos de urgencia excepcional, la adopción de la suspensión y de las medidas cautelares y provisionales podrá efectuarse en la resolución de la admisión a trámite”.

Tras ver aceptada su petición, el portavoz adjunto del PSC en el Parlament, Ferran Pedret, aseguró que la suspensión por parte del Tribunal Constitucional del pleno del lunes es una “oportunidad para la reflexión y el diálogo”, y ha sugerido que si se mantuviera en pie pese a la suspensión, su grupo podría “no participar”.

En declaraciones a los medios en la sede del PSC de Barcelona, Pedret recordó que los socialistas defienden que se celebre un pleno “específico” para “valorar políticamente lo que ocurrió el 1-O”, pero rechazó que sea para que haya una comparecencia del presidente Carles Puigdemont para “una declaración de independencia”.

Para Pedret, la suspensión por parte del TC de este pleno “da una oportunidad a la reflexión y al diálogo”, así como para “ganar tiempo” para “desescalar el conflicto y evitar los pasos que todo el mundo está anunciando y todo el mundo dice querer evitar, tanto el artículo 155 como la declaración unilateral de independencia”.

Un paso irreversible

A su juicio, ese escenario sería “un paso irreversible en la escalada de conflicto que está haciendo chocar a Gobierno y Generalitat y que crea fuertes tensiones. Lo que querríamos es que una DUI (Declaración Unilateral de Independencia) no nos deje fuera del ámbito de la Constitución y Estatut a todos y al conjunto de instituciones catalanas”.

Mientras, Carme Forcadell, aseguró que defenderá “la soberanía del Parlament”, pero no aclaró si convocará el pleno para analizar los resultados del referéndum del 1-O pese al dictamen del Tribunal Constitucional.

En declaraciones a los periodistas desde la Cámara, afirmó que antes de tomar una decisión quiere analizar la interlocutoria que hizo ayer el Alto Tribunal.

“Estamos mirando la interlocutoria. Lo que les puedo avanzar es que defenderemos la soberanía del Parlament y la libertad de expresión de los diputados. No podemos permitir que un tribunal diga de qué podemos hablar y de qué no”, zanjó.

Forcadell considera que, con su decisión, el TC “coarta” el derecho de iniciativa y la libertad de expresión de los diputados y lamenta que, por extensión, también coarta los derechos del conjunto de los catalanes.

Considera que la interlocutoria del Alto Tribunal es un “hecho de extrema gravedad”, y afea al Estado que busque resolver un problema que es político a través de los tribunales de justicia. Forcadell mantuvo que el pleno no está formalmente convocado, pese a que ella misma lo anunció este martes en un apunte en Twitter.

Fuentes parlamentarias alegan que el pleno queda “formalmente” convocado cuando la presidenta firma el documento de convocatoria que remite a todos los diputados, y esto todavía no ha ocurrido.

Al ser preguntada por si teme que el Estado envíe la Policía y la Guardia Civil para cerrar el Parlament, lo descartó: “De ninguna manera. Quien pone y quita los diputados son los ciudadanos de Cataluña”.

Forcadell aseguró que se tramitará “como no puede ser de otra forma” la petición de SíQueEsPot de celebrar un pleno sobre el referéndum de acuerdo con el reglamento del Parlament.

Comentarios